Conoce cuáles son los síntomas. El síndrome de fatiga suprarrenal ocurre cuando el funcionamiento de las glándulas suprarrenales no alcanza los niveles necesarios para que el cuerpo pueda desempeñarse correctamente.[1] Este síndrome abarca una serie de síntomas indeterminados, entre los cuales se encuentran el dolor, la fatiga, la ansiedad, las alteraciones en el sueño y los problemas digestivos.[2]

La caracetrística natural que se encuentra en todo es la practicidad, la eficiencia y la eficacia, y así debe funcionar nuestra inteligencia, como una herramienta práctica, con todas sus ideas y conceptos a nuestro servicio, y no en sometimiento ni justificación de obligaciones impulsivas ya que esto nos acostumbra al automatismo exójeno y a creer que nuestra identidad es la apariencia.
HOLA EVA ME LLAMA LA ATENCION ESTE ARTICULO SE PUEDE DECIR QUE TENGO EL 90 % de LOS SINTOMAS ADEMAS TRASTORNOS COMPROBADOS CON ESTUDIOS TENGO CORTISOL PRACTICAMENTE NULO Y EL ACTH BAJISIMO ME DIAGNOSTICARON DESDE HACE 10 AÑOS INFUFICIENCIA CORTICOSUPRARENAL ADEMAS DE TENER PANCREATITIS CRONICA HACE 4 AÑOS DIABETES HACE 16 AÑOS OSTEOPOROSIS CASI 20 AÑOS ME QUITARON HACE 14 AÑOS CASI 60 % DEL ESTOMAGO PORQUE ESTABA ATONITO Y AHORA TENGO EPOC Y HIPERTENSION PULMONAR ME LLEVA A DEPENDER DEL OXIGENO 24 HORAS EN FIN QUE NUNCA ACABARÍA DE TANTOS PROBLEMAS DE SALUD DIAGNOSTICADOS HAY ALGUNA RELACION CON LO QUE TU LLAMAS FATIGA ADRENAL
한국어 La fatiga suprarrenal es un grupo de signos y síntomas relacionados (un síndrome) que resulta cuando las glándulas suprarrenales funcionan por debajo del nivel necesario. Más comúnmente asociado con el estrés intenso o prolongado, también puede surgir durante o después de infecciones agudas o crónicas, especialmente infecciones respiratorias como la influenza, la bronquitis o la neumonía.

Las glándulas suprarrenales son dos pequeñas glándulas del tamaño de un guisante que se encuentran en la parte superior de los riñones y forman un papel fundamental en el sistema endocrino (el grupo de glándulas que producen las hormonas). Casi todos los aspectos de tu salud tienen una directa relación con el delicado balance de las hormonas del sistema endocrino. Para entender mejor el papel tan importante de las glándulas suprarrenales, veamos brevemente el papel del resto del sistema endocrino:

El estilo de vida, los hábitos de alimentación, provocan que en muchos casos nuestro organismo esté sometido a una carga de estrés intensa y prolongada. Cuando esto sucede, las glándulas se ven obligadas a realizar un trabajo extra, lo que a la larga haría que se agotarán, dando lugar a la fatiga adrenal. Asimismo, este trastorno se asocia con infecciones respiratorias (consecuencia de la gripe, neumonía o bronquitis) o con tratamientos prolongados con corticoesteroides.
Cuando un futbolista tiene un lesión muscular o de ligamentos, ¿qué es lo primero que recomienda el “fisio”? Descanso. Sin embargo, cuando aparecen los primeros síntomas de fatiga adrenal como cansancio durante el día, lo último que pensamos es en escuchar al cuerpo y tomarnos un descanso. ¿Quién tiene tiempo para eso? En su lugar, pensamos que el problema es la falta de cafeína en nuestro sistema, ¿verdad? 🙂

En su libro Happy Healthy Thyroid: The Essential Steps to Healing Naturally, Andrea Beaman escribe sobre cómo se recuperó de forma natural de la fatiga suprarrenal. Para restaurar la energía y la vitalidad del cuerpo, ella recomienda las prácticas sanadoras del hatha yoga, el qigong y tai chi. “Estas modalidades construyen energía, mientras que el ‘power yoga’ y los ejercicios cardiovasculares agotan la energía en personas fatigadas”, aconseja Beaman. Observa que puede tomar de seis meses a dos años para restaurar los niveles de energía deseados.


Los practicantes de la medicina alternativa ofrecen exámenes de sangre o saliva para realizar el diagnóstico. El concepto de fatiga adrenal generó una industria que comercializa suplementos alimenticios para tratar esta supuesta enfermedad, la mayor parte de los cuales no están regulados en los Estados Unidos, son ineficaces y en algunos casos pueden ser peligrosos.1​
Sin embargo, mientras algunos profesionales siguen debatiendo la existencia del síndrome de la fatiga adrenal, éste ya dispone de una denominación fija y los síntomas han sido delimitados con claridad. Por fortuna, existen algunas maneras de aliviarlos. A continuación, le presentamos seis indicadores de que sus glándulas suprarrenales, que están ubicadas encima de los riñones, necesitan asistencia…
Sin embargo, mientras algunos profesionales siguen debatiendo la existencia del síndrome de la fatiga adrenal, éste ya dispone de una denominación fija y los síntomas han sido delimitados con claridad. Por fortuna, existen algunas maneras de aliviarlos. A continuación, le presentamos seis indicadores de que sus glándulas suprarrenales, que están ubicadas encima de los riñones, necesitan asistencia…
Incluye sal de calidad. La fatiga adrenal agota los niveles de sal en el cuerpo, ya que reduce la aldosterona, la hormona que maneja el nivel de sal en el cuerpo. Un nivel de sodio adecuado en la sangre es esencial para tener presión arterial saludable, y si es más bajo de lo normal podemos tener mareos. La mayoría de las personas con fatiga adrenal necesitan consumir sal. Pon sal a tus comidas y añade una pizca de sal a cualquier té o agua que tomes. Usa únicamente sal del Himalaya, sal marina celta o sal real que son diferentes sales de mesa no procesadas. Otra buena opción es agregar unas gotitas de estos minerales de traza a tu vaso con agua.
He aquí por qué es importante identificar aquellos aspectos de su vida que usted siente que le provocan más estrés, y luego encontrar maneras de tomar las precauciones apropiadas y, con suerte, eludir lo que es innecesario. Por supuesto, es imposible predecir cuándo ocurrirán los eventos estresantes de la vida, y un tanto de tensión es simplemente inevitable. Sin embargo, si nos tomamos el tiempo para observar y ser honestos con nosotros mismos, podemos muy rápidamente recopilar datos y obtener una cierta comprensión de los diversos patrones de comportamiento que rodean los sentimientos subjetivos de estrés.
El segundo paso es añadir los alimentos que son curativos y antinflamatorios para las glándulas adrenales. Una lista básica: coco, aceitunas, aguacates, sal SIN refinar, brócoli y coliflor (estos al vapor), algas marinas como el Kelp o nori, proteínas de fácil asimilación…etc. Estos alimentos son densos en nutrición, bajos en azúcares y tienen grasas y fibras saludables. Son una apuesta segura.
La disfunción del eje HPA, es un nombre alternativo al Síndrome General de Adaptación. Pero también existen otros nombres para la fatiga crónica y enfermedad resultante del estrés crónico: Síndrome de Fatiga Crónica, Burnout Syndrome, Trastorno por Estrés Postraumático. Lo que podéis observar es que es una patología global en la que hay que intervenir de forma global. No podemos actuar localmente tomando hoy unos antidepresivos, mañana unos antiinflamatorios y pasado unos corticoides. Hay que atajar de raíz e ir al núcleo del problema, el cual mucha sveces es de origen emocional aunque podamos reforzarnos con una alimentación y una suplementación adecuada.
Álvaro. Lo que me comentas es MUY común…el problema es que no nos enseñan qué es el estrés y cómo afecta nuestro cuerpo. Te animo encarecidamente a que leas mi libro “La ventaja hormonal” donde casi explico punto a punto todo lo que tu cuentas, desde los ayunos intermitentes y el gimnasio hasta la presión mental (de estudiante)…etc. Si no te gusta lo devuelves, pero léetelo! 🙂 ÁNIMO!!
Todo comenzó por una época de muchísimo estrés, tanto fisico como psiquico, el cuál aún no ha acabado. A aparte del gimnasio, me preparaba para una carrera de montaña y no solo eso, mi trabajo es en el campo, donde empleo la fuerza física y estoy sometido a mucho esfuerzo (mucho ejercicio fisico). También estudio oposiciones y tengo estrés mental. Los sintomas que comencé a tener y que tengo a día de hoy (hace 9 meses) fueron: bajones de energía durante el día, problemas para dormir, miodesopsias en la vista (me dan normalmente cuando tengo baja energía), pérdida de libido considerable, y pérdida de peso.
Asociada más comúnmente con estrés intenso o prolongado, también puede manifestarse durante o después de infecciones agudas o crónicas, especialmente infecciones respiratorias como gripe, bronquitis o neumonía. El síntoma más importante es cansancio que no se alivia con el sueño. Este cansancio se acompaña de sensación general de malestar y sentimientos depresivos. Las personas que sufren de fatiga suprarrenal a menudo tienen que recurrir a café, bebidas con cafeína y otros estimulantes para ponerse en marcha en la mañana (una de las características de la fatiga adrenal es que los niveles de cortisol son bajos por la mañana y altos en la noche, cuando lo normal es lo opuesto). La reducción en la función adrenal afecta a todos los órganos y sistemas del cuerpo.
El síndrome de fatiga suprarrenal es una condición completamente reconocible que puede ser curada. El primer paso es encontrar un médico comprensivo `para que ordene las pruebas hormonales necesarias para diagnosticar correctamente esta enfermedad. Al existir enfermedades que presentan un parecido en síntomas, un diagnóstico preciso garantizará el tratamiento adecuado.

Aunque estos síntomas pueden indicar la existencia de trastornos muy diversos (y con frecuencia ignorados por los médicos), la combinación de varios de ellos apunta a la fatiga adrenal. Esta condición causa, entre otras cosas, el cansancio “crónico” y el aumento de grasa. No obstante, hace mayor hincapié en la dieta y su relación con las glándulas suprarrenales.
Mientras que esta respuesta es necesaria y buena cuando se necesita, muchos se enfrentan con factores estresantes crónicos (trabajo, toxinas ambientales, privación del sueño, preocupación, problemas en la relación y más) y por lo tanto, permanece en este modo de lucha o huida  durante demasiado tiempo--mucho más de lo que se estimo desde un punto de vista biológico.
La caracetrística natural que se encuentra en todo es la practicidad, la eficiencia y la eficacia, y así debe funcionar nuestra inteligencia, como una herramienta práctica, con todas sus ideas y conceptos a nuestro servicio, y no en sometimiento ni justificación de obligaciones impulsivas ya que esto nos acostumbra al automatismo exójeno y a creer que nuestra identidad es la apariencia.

Como estos pacientes con astenia y depresión son enviados frecuentemente al psiquíatra (recibiendo a consecuencia el tratamiento farmacológico habitual) la Dra. Colmant se pregunta sí no seria preciso hacer lo contrario, es decir enviar a muchos pacientes psiquiátricos al endocrino, ya que el estado depresivo puede ser consecuencia de una mala actividad suprarrenal2»


Si la fadiga suprarrenal ha existido durante mucho tiempo y las glándulas suprarrenales se han agotado, estamos cansados ​​y es muy difícil despertarse en absoluto por la mañana. El despertar temprano o levantarse temprano pone las glándulas suprarrenales bajo presión y las obliga a producir más cortisol durante el agotamiento severo. El sueño saludable y suficiente es un requisito previo para una regeneración de las glándulas suprarrenales y el cuerpo. En la noche recoge fuerzas para el estrés del nuevo día. Es útil dormir en una habitación tan oscura como sea posible para aumentar la producción de melatonina.
Incluye sal de calidad. La fatiga adrenal agota los niveles de sal en el cuerpo, ya que reduce la aldosterona, la hormona que maneja el nivel de sal en el cuerpo. Un nivel de sodio adecuado en la sangre es esencial para tener presión arterial saludable, y si es más bajo de lo normal podemos tener mareos. La mayoría de las personas con fatiga adrenal necesitan consumir sal. Pon sal a tus comidas y añade una pizca de sal a cualquier té o agua que tomes. Usa únicamente sal del Himalaya, sal marina celta o sal real que son diferentes sales de mesa no procesadas. Otra buena opción es agregar unas gotitas de estos minerales de traza a tu vaso con agua.
Como atleta, es importante conocer cuáles son las glándulas suprarrenales y la función que desempeñan. La resistencia, la energía, el entusiasmo y la capacidad de hacer frente al estrés dependen del funcionamiento adecuado de las glándulas suprarrenales. Están situadas en la parte superior de los riñones y tienen el tamaño de una uva. Estas pequeñas glándulas afectan al funcionamiento de los tejidos, la forma de pensar, sentir, etc.
Cualquier persona puede sufrir fatiga adrenal en algún momento de su vida. Una enfermedad o un accidente que suponga una situación traumática o límite tanto en el aspecto físico como emocional, puede agotar la reserva de cortisol de nuestras glándulas suprarrenales y llevarnos a una situación de fatiga suprarrenal. Los tratamientos con corticoesteroides, también pueden desencadenar este proceso.
Fatiga, insomnio, depresión, ansiedad, baja libido, poca tolerancia al estrés, piel seca, poca calidad de sueño, apatía, antojo por lo dulce o salado, infecciones frecuentes, dolores de cabeza, cicatrización lenta de heridas, irregularidades menstruales, diarrea, estreñimiento, pérdida de cabello, palpitaciones, manos y pies fríos, mala regulación de la temperatura corporal, baja azúcar en la sangre, aumento del esfuerzo requerido para realizar las tareas diarias, falta de energía, intolerancias alimentarias, alergias, etc...
Si tiene muchos de estos síntomas, es hora de que tenga en cuenta el cansancio suprarrenal como una causa posible, una vez haya descartado otras patologías orgánicas. Ninguno de estos síntomas por sí mismos diagnostican definitivamente la hipoadrenia. Cuando se consideran en grupo, estos síntomas dan forma a un síndrome específico, es decir, el de una persona bajo estrés. Estos síntomas son el resultado de un estrés crónico, excesivo y de la inhabilidad del cuerpo para reducir este estrés.
En general, cualquier tipo de estrés daña las glándulas suprarrenales. Un estresante es todo lo que nos desafía y obliga al organismo a hacer ajustes. Por ejemplo, los cambios en la situación de la vida, cambios en la dieta, productos químicos, medicamentos, infecciones, etc, sino también el déficit de sueño es un factor de estrés grave. Por otra parte, una buena nutrición, seguridad y estabilidad, descanso, sueño adecuado, descanso y relajación son útiles.

Por supuesto, en algunas circunstancias, se necesita una respuesta al estrés. Sin embargo, cuando el estrés se experimenta durante un largo período de tiempo, estas glándulas se debilitan, afectando negativamente al cuerpo y dando lugar a la fatiga suprarrenal. Desafortunadamente, la medicina tradicional no ve fatiga suprarrenal como un diagnóstico real.
“A pesar de que afecta a millones de personas en Estados Unidos y alrededor del mundo, la medicina tradicional aún no reconoce el   cansancio suprarrenal como un síndrome diferente”, explica el doctor estadounidense James L.Wilson, pionero en el estudio y tratamiento de este trastorno y autor del libro de referencia Adrenal Fatigue: The 21st Century Stress Syndrome (Fatiga adrenal. El síndrome de estrés del siglo XXI).
×