Las glándulas suprarrenales son dos, del tamaño de una almendra y se localizan justamente arriba de cada riñón. Producen una serie de hormonas, entre ellas adrenalina, cortisol y DHEA, que permiten hacer frente a las demandas de la vida cotidiana de una forma saludable y flexible. El cortisol, entre otras funciones, estimula el almacenamiento de energía en el organismo, ayuda al cuerpo a combatir el estrés que crean las infecciones, los traumas y las condiciones ambientales extremas y contribuye a mantener las emociones estables. El cortisol se conoce como la hormona del estrés. Un exceso de cortisol o menos cortisol del necesario terminará creando problemas de salud. 


No hacer ejercicio intenso durante un mes. Evita cardio y todas las otras formas de ejercicio intenso durante 30 días. Esto es muy importante, porque el ejercicio de alto impacto causa estragos en las glándulas suprarrenales agotadas. Lo que se recomienda es realizar caminatas lentas cortas (de 30 minutos) en la naturaleza. El entrenamiento de fuerza puede incorporarse lentamente.

La vitamina C, el ácido ascórbico y la forma de ascorbato de sodio, es un nutriente de apoyo suave para las glándulas suprarrenales y puedes tomar hasta 3.000 mg al día. La vitamina B5 también es recomendable, entre 900 y 1.500 mg, que ayuda a aumentar la producción de hormonas en las glándulas suprarrenales. Además, las vitaminas E, D, selenio, magnesio, lisina y CoQ-10 pueden ser útiles, junto con algunas hierbas como la raíz de jengibre y el ginkgo biloba. Aquellos que sufren de problemas de extrema fatiga suprarrenal deben ser extremadamente cautelosos al tomar cualquier suplemento y se les aconseja que busquen el asesoramiento de un profesional antes de embarcarse en un plan de apoyo nutricional.

Es interesante notar que la mayoría de las mujeres que se quejan de la caída del cabello, tienen problemas con las glándulas suprarrenales. La caída del cabello es una indicación de demasiados andrógenos. Algunas mujeres forman demasiada androstenediona, que se convierte en estrona y testosterona. La testosterona se convierte nuevamente en DHT, la forma más potente de testosterona, que conduce a un aumento de la pérdida de cabello. Para eliminar este efecto, el estriol se puede prescribir.

Diabetes de Tipo 1 Y a partir de las 7 de la tarde es cuando me suelo encontrar mejor que en toda la jornada. Me siento con un buen arranque de energía que me dura hasta que llego a casa después de trabajar, alrededor de las 10 de la noche. Entonces me vuelve a dar otro bajón de energía. Pero esta vez mezclado con ansiedad, nerviosismo y agobio (en inglés se usaría la expresión “tired and wired”). Por lo que me cuesta conciliar el sueño hasta bastante tarde.


En general, cualquier tipo de estrés daña las glándulas suprarrenales. Un estresante es todo lo que nos desafía y obliga al organismo a hacer ajustes. Por ejemplo, los cambios en la situación de la vida, cambios en la dieta, productos químicos, medicamentos, infecciones, etc, sino también el déficit de sueño es un factor de estrés grave. Por otra parte, una buena nutrición, seguridad y estabilidad, descanso, sueño adecuado, descanso y relajación son útiles.
Así que se entra en un círculo vicioso, el cual, según creo, es exacerbado al desayunar, ya que esto no permite que el cuerpo entre en la zona de quema de grasa. Necesita ese periodo de 12 horas (o más) en las que no consume ningún alimento, lo que aumenta las enzimas que queman grasa, disminuye las enzimas que queman carbohidratos y cambia el cuerpo a la modalidad de quema de grasa como suministro principal de energía. Esto trae tres beneficios principales:
"Lo que es interesante acerca de la tiroides y de las glándulas suprarrenales es que aumentan los niveles de cortisol, y uno de los mecanismos normales del cuerpo es regular la tiroides", dice el Dr. Kalish. "Así que, casi todas las personas que tengan altos niveles de cortisol tendrán niveles menores a lo ideal de la hormona de la tiroides. En ese momento, hay que tomar una decisión acerca de si se quiere abordar las suprarrenales, la tiroides o en ambas a la vez.
La fatiga debido al esfuerzo físico o mental es común en aquellas personas asediadas por el estrés, los malos hábitos alimentarios, en lucha por equilibrar las necesidades de la familia y la profesión, y, a menudo, por utilizar la cafeína y otros estimulantes para recuperar la energía de forma artificial. James L. Wilson, Ph.D., doctor en quiropráctica y naturopatía, educa a los profesionales médicos sobre un asunto de salud muy serio que él identifica como “fatiga suprarrenal”; y se caracteriza por una función suprarrenal por debajo de lo óptimo inducida por una sobre carga de estresores. Nuestras dos glándulas suprarrenales del tamaño de una nuez, encima de cada riñón, producen hormonas vitales que ayudan a controlar el ritmo cardiaco, la presión arterial, la digestión y muchas otras funciones incluido cómo el cuerpo maneja el estrés.
Se ha propuesto que la exposición prolongada a las citocinas proinflamatorias puede inducir un estado de "resistencia al cortisol", en el que los receptores glucocorticoides se vuelven menos sensibles y, por lo tanto, el cortisol no puede ejercer su acción antiinflamatoria de las células. La interacción dinámica entre las células inmunitarias y el eje HPA es bidireccional, lo que significa que hay una vía de comunicación bidireccional. La inflamación crónica puede causar la mala regulación del eje HPA y el exceso de hormonas del estrés, mientras que la exposición prolongada a las hormonas del estrés también puede llevar a la inflamación crónica.
Muchas gracias por un post sobre un tema muy importante y un problema que es mucho más común de lo que la gente imagina. Me alegro mucho que estés haciendo lo posible para combatirlo, y espero que encuentras una manera de relajar y descansar un poco más porque me parece que estás haciendo el trabajo de por lo menos 3 personas 🙂 Un abrazo muy fuerte y ánimo…. estás ayudando a mucha gente encontrar el camino hacia la salud!

Digamos que en los casos extremos de “fatiga adrenal” todas las funciones autonómicas del cuerpo se caen por falta de hormonas, el equilibro sodio-potasio desaparece porque se pierde sal por cualquier parte del cuerpo que uno pueda imaginar, se cae la presión arterial, la temperatura corporal se desarregla… por poner un ejemplo una ducha y es como si hubieses subido al Himalaya cinco veces seguidas.
También es necesario que sepas si sufres de hipotiroidismo, ya sea autoinmune o no. Cómo ya he comentado brevemente cuando nuestra tiroides no funciona bien, las glándulas adrenales tienen que “trabajar” más para compensar algunos parámetros como la temperatura corporal y el metabolismo. El hipotirodismo puede desencadenar fatiga adrenal, y viceversa. Un buen lugar para empezar es tomarse la temperatura corporal (en la boca) en tres momentos diferentes del día y ver si su media es 37 °C (98.6 °F). Si es inferior es posible que sufras de hipotiroidismo, aunque sea de forma transitoria. No lo dejes y sigue investigando con tu médico. Si ya sabes que lo tienes, lee “Hipotiroidismo: 9 maneras de mejorarlo.”

Una estrategia muy poco conocida para contrarrestar la inflamación es el grounding o earthing, el cual no necesita nada más que quitarse los zapatos y caminar descalzo en el exterior, idealmente sobre pasto húmedo o en la playa. Conectar las plantas de sus pies a la tierra aumentará increíblemente la afluencia de electrones libres hacia su cuerpo, lo cual ayuda a disipar la inflamación, debido a su poderosa acción antiinflamatoria.
Cuando vas por una carretera con mucho tráfico y baches, lo prudente es reducir la velocidad. En el cuerpo es igual. Cuando hay mucha oxidación, inflamación (a veces causada por infecciones) o estrés, el hipotálamo manda la señal a la pituitaria y ésta a las glándulas adrenales y la tiroides de que muevan el “volante” con cuidado y reduzcan la “velocidad.”
Alimentos con hierro Colesterol alto Dieta Reeducadora para el Intestino Permeable y Cándida ¿Está asintiendo con la cabeza, porque esto le suena familiar? En general, cualquier tipo de estrés daña las glándulas suprarrenales. Un estresante es todo lo que nos desafía y obliga al organismo a hacer ajustes. Por ejemplo, los cambios en la situación de la vida, cambios en la dieta, productos químicos, medicamentos, infecciones, etc, sino también el déficit de sueño es un factor de estrés grave. Por otra parte, una buena nutrición, seguridad y estabilidad, descanso, sueño adecuado, descanso y relajación son útiles.

Evitar situaciones muy estresantes, es decir, entrar en discusiones o altercados, las horas extraordinarias de trabajo, alta carga de trabajo Si crees que puedes estar padeciendo de fatiga adrenal te recomiendo que analices en profundidad los últimos años/meses de tu vida y anotes aquellos factores estresantes tanto internos (enfermedades) como externos (entorno) que puedan haber generado en ti un estado de estrés crónico e intenso. Relee también los síntomas de cada fase y analiza tranquilamente si encajan con tu condición actual. Si sospechas que puedes estar sufriendo de agotamiento adrenal, te invito a que realices también el cuestionario de auto-diagnóstico orientativo donde podrás obtener alguna pista más. No obstante este cuestionario no es en ningún caso un diagnóstico certero, y mi recomendación es que siempre acudas a consulta para realizar las pruebas oportunas y analizar a consciencia tu estado de salud actual para determinar si tienes o no una posible fatiga adrenal.
Si usted está bajo estrés crónico constante las glándulas suprarrenales se agotan y el sistema nervioso se sobre estimula. En esta etapa aparece la ansiedad, el insomnio, la incapacidad para relajarse, el nerviosismo. Un sobre estimuló del sistema nervioso también puede ocasionar una disminución de la producción de jugos digestivos y la motilidad intestinal que causan problemas digestivos e intestinales. Haga clic aquí para obtener más información sobre el sistema nervioso estimulado.
Beaman aconseja a las personas con características de conducta a las que se les hace más difícil el quemar menos su vela. Ella atrae la atención de ellos a través de ver sus situaciones desde una naturaleza crítica. “Usted está aquí y fuera de la vida en un pestañear. Si está exhausto a la edad de 48 años, ¿cómo va vivir una vida vibrante, feliz y exuberante hasta llegar a la meta? Por lo general eso funciona”, dice ella.

Durante la fatiga suprarrenal, las glándulas suprarrenales funcionan, pero no lo suficientemente bien para mantener una homeostasis óptima porque su producción de hormonas reguladoras ha disminuido, generalmente por sobreestimulación. La sobreestimulación de las suprarrenales puede ser causada por un único evento estresante muy intenso, o por el estrés crónico o repetido que tiene un efecto acumulativo.*
Una de las cosas más importantes que hace el cortisol es regular el IgA secretor en el intestino. Lo que esto significa es que la respuesta inmune intestinal es controlada por el cortisol. Por lo tanto, si está estresado, la respuesta inmune del intestino sufre, el tejido intestinal se daña y las bacterias buenas dejan el paso libre para las bacterias malas, lo que ocasiona el desequilibrio que se centra en el intestino y alrededor de él.
En las mujeres hay una estrecha relación entre los ovarios, las glándulas suprarrenales y la glándula tiroides. Cuando se trata un órgano, p. por medicamentos, esto puede influir involuntariamente en otro órgano. Si, por ejemplo, se administran hormonas tiroideas, esto puede conducir a trastornos de la menstruación (ovarios) o a una reducción de la tolerancia al estrés (glándulas suprarrenales).
El objetivo de este libro es que otros profesionales de la salud puedan comprender esta enfermedad en su complejidad y multifactorialidad y por tanto aprendan a enfocarla de un modo más real y práctico, útil para el paciente que acude a ellos en busca de una solución. No obstante, hemos hecho un importante esfuerzo por no dejar fuera a los enfermos. Por eso en este libro hemos intentado sintetizar la información de una manera bastante didáctica para que puedan comprender en líneas generales los complejos mecanismos de la enfermedad, y que al tiempo cumpla el objetivo formativo dirigido a terapeutas.

Digamos que en los casos extremos de “fatiga adrenal” todas las funciones autonómicas del cuerpo se caen por falta de hormonas, el equilibro sodio-potasio desaparece porque se pierde sal por cualquier parte del cuerpo que uno pueda imaginar, se cae la presión arterial, la temperatura corporal se desarregla… por poner un ejemplo una ducha y es como si hubieses subido al Himalaya cinco veces seguidas.
Este estado de cortisol alto puede durar mucho tiempo y se dice que efectivamente "agota las glándulas suprarrenales" de modo que las mismas no pueden continuar produciendo suficientes hormonas. Eventualmente, este estado "hiperactivo" se transforma en un estado "hipoactivo" en el que se producen niveles muy bajos de cortisol y DHEA. Esto se conoce como la fase final de "agotamiento" o "falla" en el diagrama de abajo. Para una visión general extensa de esto, usted puede ver este artículo.
La hormona cortisol es secretada por las glándulas suprarrenales y comienza a circular en la sangre. Una de las funciones principales del cortisol es movilizar las reservas energéticas disponibles (glucosa) para utilizarlas como energía extra ante una amenaza percibida o la falta de recursos disponibles. Esto la convierte en una hormona catabólica, lo que significa que descompone los tejidos, y puede ser particularmente destructiva para la materia cerebral cuando se la deja sin oposición. Como medida de contraposición, una hormona llamada Dehidroepiandrosterona (DHEA) también es liberada por las glándulas suprarrenales, y actúa para proteger en contra de algunos de los efectos destructivos del cortisol. Ambas hormonas se liberan naturalmente de forma rítmica las 24 horas del día, rigiéndose por el ritmo circadiano y, en condiciones saludables, la respuesta al estrés debe provocar la secreción de cortisol en una proporción adecuada a la secreción de la DHEA.
Es un suplemento muy esencial para las personas que experimentan este tipo de fatiga. La pregnenolona se etiqueta como un endocrino, pero en realidad es un compuesto del que se producen otras glándulas endocrinas. Cuando usted se siente agotado, entonces es probable que se ejecuta por debajo de estas glándulas endocrinas, y pueden tener que tomar el suplemento de pregnenolona. Puede ayudar a hacer retroceder las reacciones alegóricos, generar más energía y dolor de la batalla.
Yo no he tenido depresión y no será porque no haya tenido razones para tenerla pero, por lo que sea a mí la depresión causada por la deficiencia en neurotransmisores y catecolaminas no la he tenido (la depresión causada por las suprarrenales no tiene nada que ver con la depresión normal, la de suprarrenales es debido a que faltan las piedras angulares sobre las que muchas funciones del cuerpo se construyen y esto afecta al cerebro pero para encontrar un médico que te reconozca esto puedes tardar mucho, mis doctoras son majísimas pero me llevó casi tres años encontrarlas y de casi morirme).
Aunque hay un grupo de afecciones médicas establecidas en las que el rendimiento suprarrenal está gravemente comprometido, como la enfermedad de Addisons, la atrofia suprarrenal o la insuficiencia suprarrenal secundaria, no hay pruebas de que las glándulas suprarrenales no funcionen en alguien que no tenga una de las afecciones mencionadas anteriormente. De hecho, las glándulas suprarrenales en realidad parecen adaptarse muy bien a las afecciones estresantes persistentes, como se puede evidenciar por el hecho de que aumentan significativamente en tamaño en respuesta a los factores de estrés crónicos. Así que desde la perspectiva de la endocrinología convencional, la fatiga suprarrenal simplemente no existe. Y, en este caso, la medicina convencional está parcialmente en lo cierto.
Una respuesta normal al estrés es una respuesta adecuada de las glándulas suprarrenales. Se adaptan a la situación respectiva y liberan las cantidades necesarias de hormonas de estrés. El estrés es, en este caso, todo cambio que requiera una adaptación del organismo. Estos incluyen, por ejemplo, las fluctuaciones de temperatura, lluvia, frío (condiciones climáticas), cambios nutricionales, medicamentos y todo lo que amenaza nuestra supervivencia de nuestro bienestar y nuestra seguridad. Por lo tanto, el estrés también incluye infecciones, falta de sueño e incluso falta de amor. Por otro lado, los nervios suprarrenales ayudan a contrarrestar el resto, es decir, descanso, sueño, placer, buena nutrición (especialmente proteínas), seguridad, estabilidad y bienestar.
Se asocia al estrés prolongado y muy intenso. Aunque también pude darse después de padecer infecciones respiratorias agudas como gripe o bronquitis. El sintoma más característico es malestar general acompañado de episodios depresivos. Normalmente las personas que la padecen necesitan tomar cafeína o bebidas estimulantes por las mañanas, ya que los niveles de cortisol por la mañana son muy bajos, y elevados por la noche. Cuando lo normal es lo contrario. Esto afecta a todos los órganos de nuestro cuerpo.
El magnesio puede ayudar con los problemas del sueño. Por la noche antes de ir a dormir, puede disolver un poco de polvo (1/2 cucharadita) en agua tibia o jugo. Entonces sabe (correctamente diluido) no está mal y tiene un efecto calmante. Puro magnesio en polvo (citrato de magnesio) de la farmacia es favorable. Se utiliza como base de fármacos y puede ser por ejemplo como paquetes de 250 g. Una buena dosis es de 500 mg. Una muy buena ingesta es proporcionada por magnesiumorotate, que simultáneamente apoya y repara las mitocondrias.
Muchas enfermedades, como por ejemplo el Síndrome de Fatiga Crónica, tienen como una de sus posibles y frecuentes etiologías este déficit suprarrenal. Pero también otras muchas enfermedades de tipo neurodegenerativo, autoinmunes, etc. tienen su origen etiológico sobre un terreno biológico con base de agotamiento adrenal en alguno de sus múltiples aspectos.
Adrenal insufficiency and Addison's disease (Insuficiencia suprarrenal y enfermedad de Addison). National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases (Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales). https://www.niddk.nih.gov/health-information/endocrine-diseases/adrenal-insufficiency-addisons-disease. Último acceso: 13 de marzo de 2017.
×