Algunos médicos convencionales no han sido informados sobre la importancia del cansancio suprarrenal subclínico y siguen un camino erróneo con unas analíticas de sangre que no son lo suficientemente sensibles como para detectar una hipoadrenia subclínica. Como resultado de ello, se le dice a los pacientes a los que se comprueban las funciones suprarrenales que éstas están “normales”, cuando en realidad sus glándulas están trabajando por debajo de lo normal, con claros síntomas y señales por las que el cuerpo grita pidiendo ayuda y atención.
Di no a la baja en carbohidratos: El experto Chris Kresser recomienda una dieta moderada en carbohidratos para la fatiga adrenal. Sugiere el objetivo de un 20% de calorías provenientes de los carbohidratos. Para ello come más frutas frescas y vegetales con almidón para la ingesta de carbohidratos. Una dieta baja en carbohidratos aumenta la fatiga adrenal.
Por sí solos, los suplementos no van a solucionar un problema de este tipo. Hay que enfocarlo desde distintos ángulos y hacer cambios bastante importantes en nuestro estilo de vida, seguir investigando la causa o causas raíz del problema (no se reduce al estrés que comúnmente conocemos – trabajo, jefe, dinero, familia, etc. – sino que puede haber otros factores como bacterias, parásitos, toxinas en nuestro entorno…) e ir haciendo cambios y solucionando estos problemas. Es un proceso largo y muchas personas desesperan cuando no ven cambios en poco tiempo.
Las hormonas del estrés (el cortisol y la adrenalina) también debilitan el sistema inmunológico, detienen la regeneración de tejidos, y obstruyen la función digestiva. Cuando el estrés es continuo (bajas hormonas de tiroides en especial baja T3) se convierte en un problema muy serio pues puede debilitar las glándulas suprarrenales ya que éstas no pueden seguir con la demanda de hormonas, lo que provoca que la producción de cortisol disminuya drásticamente, llevando al cuerpo a experimentar la fatiga adrenal y por último el agotamiento.
La parte del medio controla el azúcar en la sangre, y segrega adrenalina y noradrenalina, hormonas que responden a factores de estrés. Cuando la médula suprarrenal se pone en marcha aumenta la frecuencia cardíaca, aumenta el flujo de sangre a los músculos, y crea un aumento de la glucosa (azúcar en la sangre) en el torrente sanguíneo. Este mecanismo ha evolucionado para que pudiéramos conseguir una rápida ráfaga de energía en una situación de “lucha, huida, supervivencia”.
La segunda hormona suprarrenal de gran importancia para el cuerpo humano que disminuye durante los períodos de estrés es la DHEA. Un hombre saludable promedio produce alrededor de 30 mg de DHEA al día, mientras que las mujeres producen 20mg al día. Sin embargo, durante el estrés adrenal puede caer a niveles muy bajos. Las principales acciones de la DHEA son la conversión en otras hormonas más potentes, como los estrógenos y la testosterona. También parece tener su propia acción sobre el sistema inmune y las células endoteliales, que ayudan a estimular el sistema inmunológico y la prevención de la aterosclerosis.
hola , mi nombre es Mario, hace 5 años que me siento muy enfermo, principalmente con debilidad extrema y neuropatía , (sensación de quemazón interna en las viceras del cuerpo). todo comenzó al terminar un tratamiento de brackets metalicos, mi vida en vez de mejorar se torno un infierno, me enferme completamente, ademas con edema y retención de agua, (los exámenes de laboratorio renales salen rangos normales). polliuria y oliguria en distintos episodios del día, orina completamente pálida e dificultad para concentrar el color de la orina, masas palpables a lo largo de la columna vertebral (como si fueran depositos de algo) dolor y chazquido de la columna cerca de las masas,.
Yo pasé 5 años con trastorno de ansiedad generalizada. Estaba cansada, me costaba un triunfo levantarme de la cama, temblores, palpitaciones,arritmias, vértigos, perdía la sensibilidad de la mitad del cuerpo, la visión de un ojo.. en fin, no lo pasé precisamente bien y a veces se me pasaba por la cabeza acabar con todo. Pero leo tu historia y lo mío me parece un juego de niños.

Es como un mecanismo de alerta que se activa en ausencia de peligro. Yo estoy bien de salud, pero mi cerebro, por diversas razones (su propio programa evolutivo pre-grabado, el aprendizaje durante la vida, la cultura, las costumbres, lo que dice la gente, lo que hemos visto en casa) pone en marcha todos los mecanismos de aviso: cansancio para que me tumbe, dolor para que me acojone y me tome algún calmante, ansiedad para estar alerta…


Si usted está bajo estrés crónico constante las glándulas suprarrenales se agotan y el sistema nervioso se sobre estimula. En esta etapa aparece la ansiedad, el insomnio, la incapacidad para relajarse, el nerviosismo. Un sobre estimuló del sistema nervioso también puede ocasionar una disminución de la producción de jugos digestivos y la motilidad intestinal que causan problemas digestivos e intestinales. Haga clic aquí para obtener más información sobre el sistema nervioso estimulado.


La fatiga adrenal se produce por un funcionamiento anómalo de las glándulas suprarrenales que se encuentran encima de los riñones y son las que se encargan de liberar una serie de hormonas, entre las que se encuentra el cortisol, hormona que se libera para hacer responder al organismo frente al estrés. Estas glándulas, ante una situación de estrés se centran en liberar solamente esta hormona, dejando de lado la producción de otras necesarias para el organismo. Este hecho es el que se conoce con el nombre de fatiga adrenal, afectando a nuestra salud y al estado general del organismo.
Una de las primeras cosas con las que noté mejoría fue con dosis altas de vitamina C, antes que el cortisol lo que se cae es la vitamina C, esto hace que lo que ates eran intolerancias alimenticias se convirtiesen en alergia galopantes y el cansancio en extremo. Tomando dosis de vitamina C en mi caso de 3 gramos al día empecé a ver la luz al final del camino a la vez que estaba tomando cortisona (la cortisona sola me mantenía en vida pero no había mejoría grande mientras que cortisona y vitamina C se notó mucho).
La fatiga suprarrenal también puede resultar en ansias de alimentos salados. Esto se debe a que las glándulas suprarrenales afectan la forma en que los riñones regulan las fluctuaciones minerales. Cuando sufrimos de fatiga, el cuerpo libera más minerales en la orina. Esto, a su vez, puede aumentar el deseo de bocadillos salados. Desafortunadamente, los antojos de sal, azúcar y cafeína hacen más hincapié en las glándulas suprarrenales.

En su libro Happy Healthy Thyroid: The Essential Steps to Healing Naturally, Andrea Beaman escribe sobre cómo se recuperó de forma natural de la fatiga suprarrenal. Para restaurar la energía y la vitalidad del cuerpo, ella recomienda las prácticas sanadoras del hatha yoga, el qigong y tai chi. “Estas modalidades construyen energía, mientras que el ‘power yoga’ y los ejercicios cardiovasculares agotan la energía en personas fatigadas”, aconseja Beaman. Observa que puede tomar de seis meses a dos años para restaurar los niveles de energía deseados.

Las proteínas y grasas de alta calidad son muy importantes. Los buenos recursos son huevos, pescado de calidad y carne. Para los vegetarianos es más difícil y tienen que tener huevos en su dieta, comer granos de frijoles y cereales de grano entero. De lo contrario, los frutos secos son una excelente opción ya que contienen muchos ácidos grasos importantes. Estos son un ingrediente para el colesterol, que actúa como un precursor de muchas hormonas suprarrenales. Puede poner las nueces en agua durante la noche y asegúrese de que están libres de aceite rancio. Se agrava los síntomas de la fatiga suprarrenal y debe evitarse a toda costa. Los cacahuetes no son ideales (mejor: anacardo, almendras, nueces, avellanas, castañas, etc.).

Por ejemplo, si nos encontramos con un jabalí mientras caminamos por el bosque, lógicamente, nuestro cerebro interpreta la situación como un factor estresante. El hipotálamo libera hormona liberadora de corticotropina (CRH) que actúa sobre la glándula pituitaria para estimular la liberación de la hormona adrenocorticotrópica (ACTH). La ACTH, a su vez, estimula la liberación de cortisol. El cortisol le indica a nuestro cuerpo que reaccione rápidamente para poder huir del jabalí.
5-HTP (5-Hidroxitriptofano) puede ser considerado como un sustituto de los trastornos del sueño. Este es un precursor del neurotransmisor serotonina, que a su vez puede ser metabolizado en melatonina. No debe tomarse con antidepresivos. No es compatible con los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) como la fluctin o el Prozac. Las interacciones son muy peligrosas. Una dosis inicial es de 50 mg. Después de tres días, se pueden aumentar otros 50 mg si no se puede dormir. 5-HTP aumenta el nivel de serotonina y por lo tanto también el estado de ánimo. Trabaja relajando y balanceando. Si siente sueño por la mañana, puede reducir la dosis de nuevo o tomarla antes. Por lo general, 5-HTP se toma por la noche. No debe excederse una dosis de 500 mg y aumentarla lentamente. El producto no está a la venta en Alemania. Está disponible por prescripción o puede ser importado. En los Estados Unidos y Gran Bretaña, se puede comprar (así como la melatonina) en el supermercado. (Alternativamente, puede extraerse el extracto de Griffonia o el triptófano del que se puede formar el 5-HTP, pero es significativamente menos eficaz y requiere dosificaciones más elevadas)
Enhorabuena por el articulo, un trabajo exhaustivo y detallado…yo me pregunto si hay alguien que no tenga ninguno de estos sintomas, porque son muchos. Si analizo mi familia, somos 4 personas y seguro que cada uno tenemos al menos 3 de estos síntomas. Yo por ejemplo me identificaría con mareo al levantarme de la silla, sudores nocturnos, apretar la mandíbula, Alguna vez veo manchas flotantes, perdida de libido, cardenales con facilidad, canas prematuras…aunque con un bebe de 18 meses que no duerme 2 h seguidas que se puede pedir.
×