En casos severos, puede ser apropiado tratar con cantidades bajas de cortisona (dosis bajas). Particularmente buena es la hidrocortisona natural (25-50 mg) o, alternativamente, acetato de cortisona (10-20 mg). Estas pequeñas dosis son seguras y garantizan un alivio rápido de las glándulas suprarrenales, que pronto pueden recuperarse. Sin embargo, sólo puede ser prescrito por un médico porque la cortisona es un medicamento recetado. Desafortunadamente, muy pocos médicos saben cómo tratar la fatiga suprarrenal. Tal vez hay un terapeuta cerca de usted.
Las hormonas del estrés (el cortisol y la adrenalina) también debilitan el sistema inmunológico, detienen la regeneración de tejidos, y obstruyen la función digestiva. Cuando el estrés es continuo (bajas hormonas de tiroides en especial baja T3) se convierte en un problema muy serio pues puede debilitar las glándulas suprarrenales ya que éstas no pueden seguir con la demanda de hormonas, lo que provoca que la producción de cortisol disminuya drásticamente, llevando al cuerpo a experimentar la fatiga adrenal y por último el agotamiento.
En España la primera persona que profundizó y habló del concepto de fatiga adrenal (término muy genérico), fue Katia Dolle, que tras un año completo de investigación publicó en su web un interesante y completo artículo sobre esta disfunción. A partir de este evento y en el plazo de un año empezaron a circular articulillos sobre fatiga adrenal por el ciberespacio español, articulillos que en su mayoría eran descarados plagios o «copia y pega» del artículo original de Katia Dolle, y que en ningún caso hacían la debida referencia a su autora.
– Vitamina B. Las vitaminas B son muy importante para la salud de las glándulas suprarrenales, particularmente la vitamina B5, B6, y B12. La vitamina B5 ayuda a producir la co-enzima A, que ayuda a metabolizar las grasas y manda oxígeno a las células. La vitamina B6 ayuda en varios procesos donde se crean las hormonas adrenales. Por último, la vitamina B12 ayuda a la producción de energía, y el mantenimiento y reparación de las células rojas.
La evidencia sugiere que varias hormonas y procesos metabólicos se ven afectados por la calidad del sueño y los ritmos circadianos; tales interacciones están mediadas por numerosos "genes reloj". Las hormonas como la hormona del crecimiento, la melatonina, el cortisol, la leptina y la grelina están estrechamente asociadas con el sueño y el ritmo circadiano, y los mecanismos endógenos de regulación circadiana tienen un papel importante en la homeostasis de la glucosa y los lípidos. Los trastornos y, especialmente, la privación del sueño se asocian con un mayor riesgo de obesidad, diabetes e insensibilidad a la insulina, así como con la mala regulación de la leptina y la grelina, que afectan negativamente a la salud humana. La alteración circadiana, que típicamente es inducida por el trabajo por turnos, puede afectar negativamente la salud debido a la alteración en la homeostasis de la glucosa y los lípidos, los ritmos invertidos de melatonina y cortisol, la mala regulación de la leptina y la grelina, el síndrome metabólico más severo y la pérdida del ritmo del gen reloj.
Además de una función débil de las glándulas suprarrenales o la tiroides, otros factores a veces juegan un papel. La exposición química (toxinas), la nutrición inadecuada y la falta de vitaminas, minerales y oligoelementos, virus o enfermedades autoinmunes pueden limitar las actividades enzimáticas dentro de las mitocondrias y, por tanto, la producción de energía. Además, un desequilibrio hormonal (estrógeno, progesterona, testosterona, hormona del crecimiento) o una dieta baja en calorías puede causar tales problemas. En muchos casos, sin embargo, estas son funciones insuficientes de las glándulas suprarrenales y / o la tiroides.
Es un suplemento muy esencial para las personas que experimentan este tipo de fatiga. La pregnenolona se etiqueta como un endocrino, pero en realidad es un compuesto del que se producen otras glándulas endocrinas. Cuando usted se siente agotado, entonces es probable que se ejecuta por debajo de estas glándulas endocrinas, y pueden tener que tomar el suplemento de pregnenolona. Puede ayudar a hacer retroceder las reacciones alegóricos, generar más energía y dolor de la batalla.

Desde hace un tiempo, soy un asiduo usuario de comidas muy naturales, ( con escasa o ninguna super preparación complicada, casi natural; estoy utilizando poco aceite, apenas o nada de sal, los hervores con llamas bajas, agua filtrada y más cambios ) Siento buenas energías, tengo energía para regalar, buen humor. No me duele nada generalmente. Estoy cerca del peso ideal, con 64 años.

La fatiga es uno de los síntomas de fatiga suprarrenal más comunes. Sin embargo, está lejos de ser el único que vemos. Fatiga suprarrenal conduce a niveles más bajos de una serie de hormonas y las hormonas pueden afectar a cada parte de nuestro cuerpo. Así que todos los casos de fatiga suprarrenal tienden a presentarse de forma ligeramente diferente, aunque siempre hay quejas comunes. Con la ayuda del equipo biofeedback de medicina cuántica, nos permitirá conocer un pre-diagnóstico del estado integral del paciente detectando los desequilibrios energéticos. Una vez realizado el mismo ofrece una amplia variedad de terapias, técnicas y disciplinas para ayudar de forma complementaria a equilibrar energéticamente las diferentes áreas.

Este riñón en el que se encontraba la energía del cielo anterior resultó ser nada más y nada menos que las glándulas suprarrenales. Las glándulas suprarrenales en su conjunto, son uno de los mecanismos endocrinos estructurales más importantes y determinantes en todos los procesos vitales y homeostáticos de la vida. De la fortaleza de nuestras glándulas suprarrenales depende nuestra resistencia, vitalidad, salud y capacidad de adaptación a cualquier situación de estrés.
Dormir. Muchas personas que tienen fatiga adrenal han empujado hacia abajo el sueño en sus listas de prioridades. Es hora de pasar el sueño a la prioridad número uno. Necesitarás un ritual para dormir, un horario de actividades que repetirás cada noche para que tu cuerpo se prepare y esté listo para dormir cuando llegue la hora. Trata de cenar todos los días a la misma hora, luego de la cena, absolutamente no luz azul (esto quiere decir: no celulares, no computadoras). Si por cuestiones de trabajo necesitas estar mirando a la pantalla antes de dormir, te invito a que inviertas en estos lentes que bloquean la luz azul y que ayudan a que tu cuerpo no se confunda y piense que todavía es de día. Estar en la cama, listo para dormir, a las 9pm o como máximo a las 10 pm cada noche durante al menos uno o dos meses. Prueba sólo por un mes y luego me avisas, ¡ánimo! Después del mes, dependiendo de la gravedad de tu fatiga suprarrenal, es posible que puedas tener un horario más flexible pero siempre recuerda de irte a acostar temprano.
Por lo tanto, debe evitar todo lo que innecesariamente te subraya. Es importante comer el menor número posible de carbohidratos (especialmente los azúcares), pero comer muchas proteínas (aminoácidos!) Y grasas (no aceite vegetal). Nocivo son las sustancias estimulantes como la cafeína - por lo tanto, el café y el té debe evitarse - o incluso el alcohol y los cigarrillos. Los alérgenos son también fuertes factores de estrés que deben evitarse en la medida de lo posible. A menudo los hongos del moho son un factor de estrés considerable, pero difícilmente pueden evitarse.
Estos tres aminoácidos pueden ser útiles. La prolina (500 mg) está implicada en el desarrollo del tejido conectivo. Las glándulas adrenales débiles acompañan a menudo el tejido conectivo débil. Lo que es bueno para el tejido conectivo también ayuda a las glándulas suprarrenales. En los casos más pesados, se pueden indicar lisina (1-2 g) y glutamina (1-5 g).

Por esta razón, es importante consumir regularmente 1/2 - 1 cucharadita de sal marina para aliviar las glándulas suprarrenales. Es apropiado diluir el jugo de verduras con agua y "decorar" con la sal. Esto ayuda a regular el equilibrio hídrico del cuerpo. Además, el quelpo (una especie de algas) se puede esparcir sobre él. Es muy rico en sodio que puede ser fácilmente absorbido y también contiene algo de potasio.
En los casos de síndrome disfórico premenstrual se suele observar una historia de problemas hormonales desde jovencitas, indicando problemas para metabolizar las hormonas sexuales. La pena es que para “tratar” las molestias en la adolescencia se suele recetar la píldora, pero eso sólo acaba complicando el tema ya que el problema principal es el metabolismo de las hormonas. Y de ahí normalmente va a peor: más tratamientos hormonales, e incluso cirugía, pasando en algunos casos por antidepresivos, y con complicaciones como pueden ser el SOP o la endometriosis.
×