Los antidepresivos, las hormonas tiroideas y otras hormonas de los ovarios generalmente mejoran aún más el desequilibrio. El reemplazo de estrógenos suele ser ineficaz y los síntomas de la dominancia de los estrógenos (acumulación de calor, aumento de peso alrededor de la cadera, retención de agua, mal humor) se observan a pesar de un nivel de estrógeno suficientemente alto.
Este riñón en el que se encontraba la energía del cielo anterior resultó ser nada más y nada menos que las glándulas suprarrenales. Las glándulas suprarrenales en su conjunto, son uno de los mecanismos endocrinos estructurales más importantes y determinantes en todos los procesos vitales y homeostáticos de la vida. De la fortaleza de nuestras glándulas suprarrenales depende nuestra resistencia, vitalidad, salud y capacidad de adaptación a cualquier situación de estrés.
Una persona con con hipotiroidismo (la tiroiditis de Hashimoto fluctúa entre hipo e hipertiroidismo) tiene poca energía y muy bajo metabolismo por lo que sus adrenales están sobreactuadas para tratar de mantener la energía más estable. Al tomar el Eutirox se acelera artificialmente el metabolismo y esto ocasiona que las glándulas suprarrenales trabajan forzadas para ponerse a la par. Esto vuelve a ser otro problema. Por eso es tan importante trabajar de forma integral u holística nuestra salud. Somos como un ovillo al que hay que ir tirando del hilo poco a poco y sin enredos. Vamos a ir punto por punto:
Por lo tanto, debe evitar todo lo que innecesariamente te subraya. Es importante comer el menor número posible de carbohidratos (especialmente los azúcares), pero comer muchas proteínas (aminoácidos!) Y grasas (no aceite vegetal). Nocivo son las sustancias estimulantes como la cafeína - por lo tanto, el café y el té debe evitarse - o incluso el alcohol y los cigarrillos. Los alérgenos son también fuertes factores de estrés que deben evitarse en la medida de lo posible. A menudo los hongos del moho son un factor de estrés considerable, pero difícilmente pueden evitarse.
Porque nunca en la historia han estado nuestros cuerpos tan estresados como hoy día. Esto es porque nunca antes hemos vivido con tanta incoherencia evolutiva. Nuestros genes, acostumbrados por milenios a un estilo de vida y un medio ambiente, están confundidos y nuestra fisiología se resiente. Es verdad, tenemos tecnología que nos permite vivir más años, pero no necesariamente con más vitalidad y salud. Tus glándulas adrenales “lo saben” y lo sufren.
A pesar de que son dos problemas distintos, existen muchas similitudes. De hecho, muchas de las personas que tienen fibromialgia, también padecen de fatiga adrenal, y ambos problemas pueden tener una base en común (el estrés). Uno de los problemas relacionados con la fatiga adrenal es precisamente la fibromialgia. Es complicado porque es como lo del huevo y la gallina, ¿qué vino primero? Por otra parte, en algunos casos es posible que se esté diagnosticando fibromialgia cuando no lo sea, particularmente porque la fatiga adrenal como tal no está reconocida por la medicina convencional.
×