Conoce cuáles son los síntomas. El síndrome de fatiga suprarrenal ocurre cuando el funcionamiento de las glándulas suprarrenales no alcanza los niveles necesarios para que el cuerpo pueda desempeñarse correctamente.[1] Este síndrome abarca una serie de síntomas indeterminados, entre los cuales se encuentran el dolor, la fatiga, la ansiedad, las alteraciones en el sueño y los problemas digestivos.[2]
5-HTP (5-Hidroxitriptofano) puede ser considerado como un sustituto de los trastornos del sueño. Este es un precursor del neurotransmisor serotonina, que a su vez puede ser metabolizado en melatonina. No debe tomarse con antidepresivos. No es compatible con los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) como la fluctin o el Prozac. Las interacciones son muy peligrosas. Una dosis inicial es de 50 mg. Después de tres días, se pueden aumentar otros 50 mg si no se puede dormir. 5-HTP aumenta el nivel de serotonina y por lo tanto también el estado de ánimo. Trabaja relajando y balanceando. Si siente sueño por la mañana, puede reducir la dosis de nuevo o tomarla antes. Por lo general, 5-HTP se toma por la noche. No debe excederse una dosis de 500 mg y aumentarla lentamente. El producto no está a la venta en Alemania. Está disponible por prescripción o puede ser importado. En los Estados Unidos y Gran Bretaña, se puede comprar (así como la melatonina) en el supermercado. (Alternativamente, puede extraerse el extracto de Griffonia o el triptófano del que se puede formar el 5-HTP, pero es significativamente menos eficaz y requiere dosificaciones más elevadas)
La parte del medio controla el azúcar en la sangre, y segrega adrenalina y noradrenalina, hormonas que responden a factores de estrés. Cuando la médula suprarrenal se pone en marcha aumenta la frecuencia cardíaca, aumenta el flujo de sangre a los músculos, y crea un aumento de la glucosa (azúcar en la sangre) en el torrente sanguíneo. Este mecanismo ha evolucionado para que pudiéramos conseguir una rápida ráfaga de energía en una situación de “lucha, huida, supervivencia”.
Sigue la Dieta Paleo estricta. Elimina cereales/granos, legumbres, azúcares y aceites vegetales refinados – todos estos alimentos estresan las glándulas suprarrenales y aumentan la inflamación. Si necesitas ideas puedes fijarte en todas las recetas aquí y aquí. El Desafío Paleo también es una buena herramienta para empezar con la dieta paleo o para encaminarte de nuevo si necesitas ayuda.
Las emociones asociadas con el estrés como el dolor, el miedo, la culpa, la ansiedad, la excitación y la vergüenza desencadenan una respuesta del eje HPA y aumentan el cortisol. Eventos tales como hablar en público o un viaje al consultorio del dentista también provocan respuestas fisiológicas similares. Sin embargo, la severidad de la respuesta y la capacidad de recuperación son muy individuales y tienen más que ver con la percepción que una persona tiene del evento, que con el evento en sí mismo.
Mijael dice Salud y Bienestar Sometiéndonos a periodos de estrés largos y continuos. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí
Una de las cosas más importantes que hace el cortisol es regular el IgA secretor en el intestino. Lo que esto significa es que la respuesta inmune intestinal es controlada por el cortisol. Por lo tanto, si está estresado, la respuesta inmune del intestino sufre, el tejido intestinal se daña y las bacterias buenas dejan el paso libre para las bacterias malas, lo que ocasiona el desequilibrio que se centra en el intestino y alrededor de él.
Hola, buenas noches. He estado sintiendo desde hace dos años, dolores y contracturas musculares sin aparente causa. He visto que señalas varios de los síntomas como el hipotiroidismo y es algo que ya había revisado porque siento que esos y otros síntomas que presento coinciden con ese desequilibrio aunque me hice los análisis y todo sale normal. He intentado todo, rehabilitación liberación miofascial, etc. Pero también vi que el hipotiroidismo puede generarse a partir de una fatiga adrenal. Estoy confundido, me podrías decír cómo saberlo, cómo diferenciar???? porque empecé la prueba terapéutica con levotiroxina, pero no sé si sea lo adecuado y no quiero depender de esa pastilla si al parecer la causa puede ser la fatiga adrenal.

Esta doctora me escuchó, me miró como diciendo no me puedo creer lo que me cuentas porque lo que tú me estás describiendo no existe… (hay que saber que estoy obesa y con un físico que parece Cushing y no Addison y la fatiga adrenal oficialmente a fecha de hoy no existe) pero que me tomó la tensión y vio que con lo que peso y mido no llegaba a 9 de máxima, me puso cara de preocupación y me pidió que le enviase los análisis de sangre que tenía desde hacía tres años para estudiárselos.


Insuficiencia secundaria. Los problemas con las glándulas pituitarias causan la insuficiencia suprarrenal secundaria. Normalmente, la glándula pituitaria produce la hormona adrenocorticotrópica, que envía la señal a las glándulas suprarrenales de producir cortisol. Pero con la insuficiencia suprarrenal secundaria, la glándula pituitaria no envía la hormona adrenocorticotrópica a las glándulas suprarrenales y no se produce cortisol. 
Esto nos habla del nivel de subdesarrollo tan importante que la medicina biológica tenía y tiene en este país. Si entrabas en Google para buscar información sobre este particular no encontrabas nada, era necesario navegar en páginas americanas para encontrar referencias y desarrollos más o menos extensos sobre la materia, o solicitar bibliografía de doctores e investigadores americanos.

Podemos llamar fatiga adrenal a aquellos casos donde el problema está localizado realmente en las glándulas adrenales, bien por un problema autoinmune (el cuerpo ataca el tejido adrenal) o porque simplemente le faltan los bloques de construcción (los nutrientes) para sintentizar las hormonas adrenales (por ejemplo, el aminoácido tirosina para sintetizar adrenalina).

Los análisis de sangre convencionales, realizados a la hora en que se ha programado la extracción de sangre, pueden indicar que la función de las glándulas suprarrenales es normal. Para saber con certeza los niveles reales de cortisol que circulan en la sangre se recomienda hacer varias extracciones de sangre a diferentes horas del día. Esto puede revelar la anormalidad en la secreción de esta hormona. La fatiga adrenal se caracteriza por niveles de cortisol muy altos en la noche y muy bajos en la mañana. 
Este libro contiene pasos y estrategias comprobados para tratar sus glándulas suprarrenales e incluye todo lo que necesita saber para ayudarle a resolver este problema. Descubrirá exactamente qué causa las suprarrenales agotadas y cómo sus hábitos cotidianos y la dieta sobrecargan sus glándulas suprarrenales. Además, aprenderá cómo dormir lo suficiente, evitar el estrés y los factores estresantes, y conocer las comidas a las que es sensible. También descubrirá cómo puede obtener una mejor calidad de descanso y sueño, los mejores alimentos para la dieta suprarrenal y cómo lidiar con el estrés para ayudarle a recuperarse. ¡Por último, este libro también le ofrece las mejores opciones de prueba que puede elegir para saber si realmente tiene fatiga suprarrenal! "
Digamos que en los casos extremos de “fatiga adrenal” todas las funciones autonómicas del cuerpo se caen por falta de hormonas, el equilibro sodio-potasio desaparece porque se pierde sal por cualquier parte del cuerpo que uno pueda imaginar, se cae la presión arterial, la temperatura corporal se desarregla… por poner un ejemplo una ducha y es como si hubieses subido al Himalaya cinco veces seguidas.
Lógicamente cuando padecemos este trastorno es necesario que acudamos a un médico para que nos prescriba un tratamiento adecuado para solucionarlo lo antes posible, aunque podemos seguir una alimentación adecuada para acabar con ella cuanto antes. La alimentación ideal se basará en una ingesta de hidratos de carbono provenientes de cereales integrales, es decir, hidratos complejos, además de buenas dosis de proteínas vegetales, así como ácidos grasos esenciales. Es decir, debemos seguir una dieta baja en azúcares e hidratos simples, pues lo que queremos es mejorar las reservas de energía de primera calidad.
Toma medicamentos y suplementos. La fatiga suprarrenal puede conducir a una deficiencia en las hormonas pero también puede ocasionar deficiencias de nutrientes vitales que son necesarios para el cuerpo. Por tanto, puedes contribuir a aliviar los síntomas de la fatiga suprarrenal y encaminarte hacia la recuperación tomando ciertos medicamentos y suplementos.
Incorpora a tu rutina un régimen leve de ejercicio. En muchos casos, las personas que padecen fatiga suprarrenal sienten dolor o demasiado cansancio como para realizar ejercicio vigoroso. Por tanto, una forma de aliviar los síntomas de este síndrome es incorporando un programa leve de ejercicios a tu plan de tratamiento. Los ejercicios como la natación o las caminatas también ayudan a aliviar el estrés y, por tanto, a estabilizar el nivel de cortisol.[20]
... Otro punto complicado acerca de este tema en general es que muchas personas se saltan el desayuno como una medida para perder peso. Pero el resto de su alimentación es muy dañina. Lo que intentamos hacer en el Método Kalish es llevar a cabo una alimentación saludable, seguir con las comidas regulares y luego introducir [el ayuno intermitente] cuando estén más avanzados…

El cansancio suprarrenal es un estado previo al colapso o agotamiento total de las glándulas suprarrenales. Las suprarrenales no funcionan en su nivel adecuado, aunque todavía no muestran signos de haber llegado a su fase final. Por esta misma razón, su diagnóstico no es sencillo, ya que el paciente que sufre de cansancio suprarrenal perfectamente puede aparentar estar sano, no mostrar síntoma obvio de padecer una enfermedad física, pero sentirse enfermo.
En casos severos, puede ser apropiado tratar con cantidades bajas de cortisona (dosis bajas). Particularmente buena es la hidrocortisona natural (25-50 mg) o, alternativamente, acetato de cortisona (10-20 mg). Estas pequeñas dosis son seguras y garantizan un alivio rápido de las glándulas suprarrenales, que pronto pueden recuperarse. Sin embargo, sólo puede ser prescrito por un médico porque la cortisona es un medicamento recetado. Desafortunadamente, muy pocos médicos saben cómo tratar la fatiga suprarrenal. Tal vez hay un terapeuta cerca de usted.
La fatiga adrenal, tal y como hemos señalado, es la deficiencia en el funcionamiento de las glándulas suparrenales produciendo una menor cantidad de cortisol. Las dos glándulas suprarrenales se localizan encima de los riñones, y se encargan de la producción de diferentes hormonas (sistema endocrino) implicadas en las funciones del organismo. Entre ellas, el cortisol, que incide de manera directa sobre nuestro estado emocional. Tanto el exceso como defecto de cortisol tiene consecuencias para el organismo.
Una de las tareas más importantes de las glándulas suprarrenales es preparar su cuerpo para la respuesta de "lucha o huida" al estrés, lo que implica aumentar la adrenalina y otras hormonas. Como parte de esta respuesta, su ritmo cardíaco y presión arterial aumentan, su digestión disminuye y su cuerpo se prepara para enfrentar a una posible amenaza.
En su libro, Adrenal Fatigue: The 21st Century Stress Syndrome, Wilson arroja luz sobre el alcance del problema. “El hecho de que la fatiga suprarrenal no sea reconocida por la medicina convencional ha dejado a millones de personas sufriendo de un problema sin tratar que interfiere con la capacidad de funcionar normalmente y de disfrutar la vida. Para aquellos cuyas glándulas suprarrenales están ‘sin gasolina’, incluso, algo tan básico como la alegría, parece casi fuera de su alcance”, comenta Wilson quien reside en Tucson, Arizona.
Los practicantes de la medicina alternativa ofrecen exámenes de sangre o saliva para realizar el diagnóstico. El concepto de fatiga adrenal generó una industria que comercializa suplementos alimenticios para tratar esta supuesta enfermedad, la mayor parte de los cuales no están regulados en los Estados Unidos, son ineficaces y en algunos casos pueden ser peligrosos.1​
Disfrutar de suficiente proteína para equilibrar el azúcar en la sangre y el azúcar en la sangre. Comer huevos, carne orgánica, pollo de corral, pescado salvaje y polvos de proteína de alta calidad. Utilice coco, queso, aguacate, mantequilla y productos lácteos de grasa. En primer lugar, su fuente de grasas deben ser los alimentos enteros naturales.
He aquí por qué es importante identificar aquellos aspectos de su vida que usted siente que le provocan más estrés, y luego encontrar maneras de tomar las precauciones apropiadas y, con suerte, eludir lo que es innecesario. Por supuesto, es imposible predecir cuándo ocurrirán los eventos estresantes de la vida, y un tanto de tensión es simplemente inevitable. Sin embargo, si nos tomamos el tiempo para observar y ser honestos con nosotros mismos, podemos muy rápidamente recopilar datos y obtener una cierta comprensión de los diversos patrones de comportamiento que rodean los sentimientos subjetivos de estrés. 

Y como humana común y corriente que soy, también paso por situaciones difíciles. Desde mediados del 2015 que he pasado por una serie de situaciones muy muy difíciles, que me han puesto en un estado de estrés constante. Sigo tratando de recuperarme, con compromisos personales, con oración (la parte espiritual me ha ayudado muchísimo) y con el estilo de vida paleo. Si, entré en una recaída. Me sentí deprimida y agobiada por todos estos problemas. Esta situación es la que me llevó a aprender más sobre Fatiga Adrenal, y a dar lo mejor de mí para salir de esta.
Se ha propuesto que la exposición prolongada a las citocinas proinflamatorias puede inducir un estado de "resistencia al cortisol", en el que los receptores glucocorticoides se vuelven menos sensibles y, por lo tanto, el cortisol no puede ejercer su acción antiinflamatoria de las células. La interacción dinámica entre las células inmunitarias y el eje HPA es bidireccional, lo que significa que hay una vía de comunicación bidireccional. La inflamación crónica puede causar la mala regulación del eje HPA y el exceso de hormonas del estrés, mientras que la exposición prolongada a las hormonas del estrés también puede llevar a la inflamación crónica.
“A pesar de que afecta a millones de personas en Estados Unidos y alrededor del mundo, la medicina tradicional aún no reconoce el   cansancio suprarrenal como un síndrome diferente”, explica el doctor estadounidense James L.Wilson, pionero en el estudio y tratamiento de este trastorno y autor del libro de referencia Adrenal Fatigue: The 21st Century Stress Syndrome (Fatiga adrenal. El síndrome de estrés del siglo XXI).
Tómate un tiempo para el descanso constructivo. Destinar al menos media hora cada día para simplemente descansar. Uno de mis actividades preferidas de “descanso constructivo” es hacer estiramientos suaves mientras escucho un audiolibro. Otras opciones son: meditación, oración, ejercicios de respiración guiados, o simplemente pasar un buen rato con tus seres queridos.
Así que se entra en un círculo vicioso, el cual, según creo, es exacerbado al desayunar, ya que esto no permite que el cuerpo entre en la zona de quema de grasa. Necesita ese periodo de 12 horas (o más) en las que no consume ningún alimento, lo que aumenta las enzimas que queman grasa, disminuye las enzimas que queman carbohidratos y cambia el cuerpo a la modalidad de quema de grasa como suministro principal de energía. Esto trae tres beneficios principales:

Esto nos habla del nivel de subdesarrollo tan importante que la medicina biológica tenía y tiene en este país. Si entrabas en Google para buscar información sobre este particular no encontrabas nada, era necesario navegar en páginas americanas para encontrar referencias y desarrollos más o menos extensos sobre la materia, o solicitar bibliografía de doctores e investigadores americanos.

Reduce el nivel de estrés en tu vida. El estrés y el cortisol, la hormona a la que está asociado, constituyen una de las causas subyacentes de la fatiga suprarrenal. Por tanto, si practicas actividades como la meditación y la desconexión de los aparatos electrónicos, podrás reducir el nivel de estrés en tu vida y ayudar a que tu cuerpo se recupere de la fatiga suprarrenal.


Los 2 estudios que me realicé dieron que tenía niveles de cortisol 10 veces más altos de lo normal. Luego me realicé una ecografía de glándulas suprarrenales y el estudio dio como resultado que una era el doble de la otra. Me hicieron una resonancia magnética para ver si tenía cáncer en la glándula suprarrenal y como dio negativo los médicos afirmaron que no tenía nada.
×