Como resultado de la disminución de la función suprarrenal las personas con fatiga suprarrenal frecuentemente también sufren de hipoglucemia (bajo nivel de azúcar en la sangre), alergias, dolor de artritis y de un sistema inmune bajo. Las mujeres que también tienen desequilibrios hormonales como el aumento de los problemas menstruales, síndromes premenstruales y los síntomas menopáusicos.
En mi caso yo no paraba, tenía una energía a prueba de bombas, el estrés era una palabra que no existía en mi vocabulario (básicamente porque el mental y el emocional lo digerían muy bien pero eso no quiere decir que el cuerpo y todos los órganos no estuviesen viviendo a mil a la hora haciendo más de lo que podían), me preocupaba por todos, adquiría demasiadas responsabilidades, me ponía el mundo por montera y… me olvidé de mí… así que aunque esto ha sido de lo más duro que te puedes imaginar porque llevo tres años sin trabajar, he pasado de coger 10 aviones a la semana por trabajo (y no trabajaba en la aviación) a no poder moverme de la cama ni poder ducharme ni mantenerme de pie más de dos minutos y necesitar niñera para todo (tengo 43 años), decidí que esto era una experiencia más que me ha ayudado mucho a conocerme mejor y bueno no soy la misma soy mejor 😉
Así que se entra en un círculo vicioso, el cual, según creo, es exacerbado al desayunar, ya que esto no permite que el cuerpo entre en la zona de quema de grasa. Necesita ese periodo de 12 horas (o más) en las que no consume ningún alimento, lo que aumenta las enzimas que queman grasa, disminuye las enzimas que queman carbohidratos y cambia el cuerpo a la modalidad de quema de grasa como suministro principal de energía. Esto trae tres beneficios principales:
Si tienes dolores en articulaciones es porque tienes permeabilidad intestinal y/o el cortisol ya muy bajo por el estrés fisiológico. Cuando baja mucho el cortisol duele todo…Intenta encontrar un médico que te ayude a encontrar de dónde viene tu estrés. Echevarne hace análisis de saliva mira a ver si en tu país está o un centro donde los haya para ver por dónde andan tus hormonas que por lo que cuentas están muy alteradas. ÁNIMO.
Ambos hemos tenido una experiencia directa con el SFC, sin embargo cada uno tenia detrás de este problema distintas causas. Todo el desarrollo de nuestra medicina se ha basado en el necesario aprendizaje que precisamos para conseguir superar la adversidad. Al principio, llamamos a mil puertas, y en ninguna había respuestas, por tanto fue la necesidad la que nos obligó a asumir la responsabilidad de encontrar solución a lo que no la tenía. Cada uno por su lado fue comprendiendo y descubriendo claves importantes, que después, cuando nos encontramos, compartimos enriqueciéndonos mutuamente.
Álvaro. Lo que me comentas es MUY común…el problema es que no nos enseñan qué es el estrés y cómo afecta nuestro cuerpo. Te animo encarecidamente a que leas mi libro “La ventaja hormonal” donde casi explico punto a punto todo lo que tu cuentas, desde los ayunos intermitentes y el gimnasio hasta la presión mental (de estudiante)…etc. Si no te gusta lo devuelves, pero léetelo! 🙂 ÁNIMO!!
Los síntomas de la llamada fatiga adrenal pueden incluir: No es normal que un niño o niña de 15 años padezca agotamiento suprarrenal. Y, verdaderamente no es normal que una mujer entre los 18 y los 22 años haya agotado sus glándulas suprarrenales y que sus niveles de hormonas sexuales sean los mismos que los de su abuela. Creo que tenemos que estar conscientes de esto.

A menudo sucede que los médicos tratan la función tiroidea con una sustitución hormonal (T4 y / o T3) sin antes comprobar el estado de las glándulas suprarrenales. Si estos están en una condición débil, es probable que la medicación alcanzó poco o ningún éxito. Incluso es posible que un aumento continuo de la dosis resulte en una sobrecarga del control de energía, cuyas consecuencias las glándulas suprarrenales ya no pueden manejar a largo plazo y continúan apagándose. Puede ser que las glándulas suprarrenales y los síntomas de baja energía regresen.

En general, las personas con fatiga adrenal necesitan un plan de dieta balanceada con un buen equilibrio de proteínas, grasas e hidratos de carbono. Los alimentos deben tener un bajo índice glucémico y la mayor parte de ella debe consistir en alimentos crudos. Los zumos de fruta no son adecuados y también deben reducirse los frutos, especialmente los dulces como los melones. También los plátanos, las fechas, las pasas de la higuera y el pomelo deben ser consumidos poco, puesto que contienen mucho potasio. (Orgánico) frutas como cerezas, mangos, papayas, manzanas y uvas son permitidos. Las verduras son muy buenas, las que tienen mucho sodio como calabacín, espinacas, apio, aceitunas, etc.


Toma medicamentos y suplementos. La fatiga suprarrenal puede conducir a una deficiencia en las hormonas pero también puede ocasionar deficiencias de nutrientes vitales que son necesarios para el cuerpo. Por tanto, puedes contribuir a aliviar los síntomas de la fatiga suprarrenal y encaminarte hacia la recuperación tomando ciertos medicamentos y suplementos.
Hace solo unos días que sigo tu blog, me parece super interesante, estoy empezando con dieta autoinmune aunque claro al principio se hace harto dificil, son cambiar tantas cosas…, ayer mismo recibe la slow cocker y hoy probare mi primer receta. Tengo EM y estoy con tratamiento inmunosupresor porque mi enfermedad esta activa como dice mi neuróloga. Nunca habia oido nada de la fatiga adrenal, pero me senti durante tanto tiempo en la forma que indicas, que casi veo claro que estaba enfermando . La proxima semana me voy hacer un test HLBO.FG un sistema que aplica un doctor aquí en Asturias para conocer estado físico,nutricional y emocional a traves de una gota de sangre coagulada. No se ya te contare me apetece hacer algo fuera de la medicina convencional aunque ahora no se me pasa por la cabeza dejar el tratemiento que sigo porque esta enfermedad es jodida como para tomarla a broma.Parece que lo que voy haciendo del protocolo auitoinmune me sienta bien veo algunos cambios positivos.
El segundo paso es añadir los alimentos que son curativos y antinflamatorios para las glándulas adrenales. Una lista básica: coco, aceitunas, aguacates, sal SIN refinar, brócoli y coliflor (estos al vapor), algas marinas como el Kelp o nori, proteínas de fácil asimilación…etc. Estos alimentos son densos en nutrición, bajos en azúcares y tienen grasas y fibras saludables. Son una apuesta segura.
Moraleja: la disfunción adrenal no es un fallo aislado de las glándulas adrenales, o algo que ocurre por mala suerte. Si quieres optimizar tus hormonas esteroideas debes trabajar sobre las causas, hacer inventario de tus fuentes de estrés y también tener en cuenta la glándula tiroides, que sabemos trabaja en tándem con las glándulas adrenales con un objetivo: ayudarte a sobrevivir y, siempre que sea posible, medrar. 
El objetivo de este libro es que otros profesionales de la salud puedan comprender esta enfermedad en su complejidad y multifactorialidad y por tanto aprendan a enfocarla de un modo más real y práctico, útil para el paciente que acude a ellos en busca de una solución. No obstante, hemos hecho un importante esfuerzo por no dejar fuera a los enfermos. Por eso en este libro hemos intentado sintetizar la información de una manera bastante didáctica para que puedan comprender en líneas generales los complejos mecanismos de la enfermedad, y que al tiempo cumpla el objetivo formativo dirigido a terapeutas.
Para hacer un té de regaliz anti estrés, hierve una cucharadita de raíz de regaliz seca por taza de agua. Deja hervir durante 45 minutos, luego cuela y bebe una taza dos a tres veces al día. Lo mejor es interrumpir el uso después de aproximadamente dos semanas, ya que el regaliz es una medicina natural muy poderosa y es importante tratarla con respeto.
A los 18 años en estado avanzado tuve el Cushing’s Disease-tumor benigno en la glandulas pituitaria. Luego vino el Hipotiroidismo y luego me removieron las dos Glándulas Adrenales. Mi vida es “cansada de estar cansada”. Tomo mis medicamentos a tiempo y siempre mis análisis de sangre salen bien. No quiero seguir mi vida así y hace unos meses me enfoqué en buscar en Internet si existe un nutricionista especialista en “Panhipopituarismo” pero no encontré nada. Yo comería lo que sea y dejaría de comer lo que sea para no estar siempre cansada. Por favor, ayúdeme.
Los defensores del diagnóstico de fatiga suprarrenal afirman que es una forma leve de insuficiencia suprarrenal causada por estrés crónico. La teoría no comprobada detrás de la fatiga suprarrenal es que las glándulas suprarrenales no logran mantener el ritmo de las demandas de la reacción de lucha o huida constante. Como resultado, no pueden producir la cantidad de hormonas que necesitas para sentirte bien. Según esta teoría, los análisis de sangre existentes no son lo suficientemente sensibles para detectar una disminución pequeña en la función suprarrenal, pero el cuerpo sí la detecta.
×