Es como un mecanismo de alerta que se activa en ausencia de peligro. Yo estoy bien de salud, pero mi cerebro, por diversas razones (su propio programa evolutivo pre-grabado, el aprendizaje durante la vida, la cultura, las costumbres, lo que dice la gente, lo que hemos visto en casa) pone en marcha todos los mecanismos de aviso: cansancio para que me tumbe, dolor para que me acojone y me tome algún calmante, ansiedad para estar alerta…
Aunque estos síntomas pueden indicar la existencia de trastornos muy diversos (y con frecuencia ignorados por los médicos), la combinación de varios de ellos apunta a la fatiga adrenal. Esta condición causa, entre otras cosas, el cansancio “crónico” y el aumento de grasa. No obstante, hace mayor hincapié en la dieta y su relación con las glándulas suprarrenales.

La hormona cortisol es secretada por las glándulas suprarrenales y comienza a circular en la sangre. Una de las funciones principales del cortisol es movilizar las reservas energéticas disponibles (glucosa) para utilizarlas como energía extra ante una amenaza percibida o la falta de recursos disponibles. Esto la convierte en una hormona catabólica, lo que significa que descompone los tejidos, y puede ser particularmente destructiva para la materia cerebral cuando se la deja sin oposición. Como medida de contraposición, una hormona llamada Dehidroepiandrosterona (DHEA) también es liberada por las glándulas suprarrenales, y actúa para proteger en contra de algunos de los efectos destructivos del cortisol. Ambas hormonas se liberan naturalmente de forma rítmica las 24 horas del día, rigiéndose por el ritmo circadiano y, en condiciones saludables, la respuesta al estrés debe provocar la secreción de cortisol en una proporción adecuada a la secreción de la DHEA.

En un mundo en el que se tiende a trabajar de más, a ir contra reloj, a dejarse llevar por el estrés, y a no descansar lo suficiente, la incidencia del cansancio suprarrenal es incluso mayor que la enfermedad de Addison y se está convirtiendo en una epidemia de proporciones masivas. A pesar de ser una de las condiciones menos diagnosticadas, es de las que más abundan.
Si bien en el libro se abordan otros aspectos patológicos poco conocidos y también muy incidentes y trascendentes en el desarrollo de patologías como el SFC, es a mi juicio y sin duda alguna, el desarrollo y estructuración del Hipocorticalismo Subclínico Crónico, la patología funcional más importante descrita en este libro, y a la vez, una valiosa y necesaria aportación al desarrollo de la medicina biológica de nuestro país. Materia que viene a llenar así el enorme hueco existente en el campo de la medicina funcional y biológica, y que como digo, aporta el necesario conocimiento para la mejor comprensión y resolución del SFC, una patología que desde la ignorancia es considerada crónica e irresoluble.
Otra causa hormonal común de la fatiga suprarrenal es el hipotiroidismo o la tiroides lenta. La función de la tiroides se diagnostica a través de un análisis de sangre, pero hay controversias acerca de qué es normal y qué no lo es. Muchos doctores alternativos creen que la referencia convencional es demasiado amplia y optan por tratar a las personas que presentan síntomas tiroideas subclínicos.
La fatiga suprarrenal hace a una persona muy cansada. Esto se debe a que bajo el estrés los niveles hormonales son elevados, por lo que es más difícil dormir. Con el tiempo, los niveles de cortisol del cuerpo se ven afectados y esto conduce a que el cuerpo esté en un estado casi permanente de alerta. Todo esto puede afectar la capacidad de una persona para conciliar el sueño o dormir bien. Podría ser que una persona piense que está durmiendo lo suficiente (el recomendado de 8 a 10 horas), pero aún despierta sintiéndose cansado y fatigado.

Insuficiencia secundaria. Los problemas con las glándulas pituitarias causan la insuficiencia suprarrenal secundaria. Normalmente, la glándula pituitaria produce la hormona adrenocorticotrópica, que envía la señal a las glándulas suprarrenales de producir cortisol. Pero con la insuficiencia suprarrenal secundaria, la glándula pituitaria no envía la hormona adrenocorticotrópica a las glándulas suprarrenales y no se produce cortisol. 
Si está el suficiente tiempo en el nivel dos, y no cambia su estilo de vida para tratar sus suprarrenales deteriorados, como al no alimentarse sanamente, no descansar y no hacer ejercicio, eventualmente entrará en el nivel tres. Aquí, sus suprarrenales están agotados y sus niveles de cortisol están bajos todo el tiempo, lo que ocasiona que se sienta cansado de manera crónica e incapaz de recuperar su energía, a pesar de haber descansado.
Altos niveles de cortisol hacen que el cuerpo guarde grasa abdominal y visceral, quiera azúcar, más grasa, y sal. También causa que tengamos bajos niveles de energía, porque nuestro combustible está guardado en forma de grasa, lo que causa aún más fatiga. La fatiga crónica puede llevar a la depresión y más estrés, lo que causa aún más presión para las glándulas suprarrenales.
Hola: Yo tengo el mismo padecimiento y tuve los mismos síntomas y todo a raíz de un accidente que me dejo con 5 hernias, tres de ellas cervicales y dos lumbares. No podría describir las crisis que he sufrido por los dolores que me ha provocado a lo largo de seis largos años sin ganas ni de vivir, llegando al punto de llamar dos veces a la ambulancia por ataques de pánicos tan críticos que me dejaron secuelas de claustrofobias a los lugares cerrados como a los elevadores que ya lo estoy superando y de subirme a un avión lo cual todavía no se si ya estoy lista pues no lo he intentado. Entre todo esto no puedo dejar de mencionarte todos los síntomas que experimente de distintas enfermedades que estuve padeciendo como el del túnel carpiano que tenia que dormir con unos soportes en mis muñecas por las noches porque mis dedos se hinchaban tanto que entre el dolor y la inflamación no los podía mover al levantarme hasta pasado un rato. luego seguido de eso los dolores en mis hombros que no me dejaban dormir de lado por lo cual me declararon una supuesta bursitis sumados a los dolores en mi cuello y en mi cintura los cuales se reflejaban en mis ovarios de los que tengo que especificar que fueron los mas críticos de entre todos los que padecí que hasta el talón de aquiles tuve afectados por meses que no me permitían correr ni tres pasos si tenia la necesidad y entre todo esto no puedo dejar de mencionar mis rodillas que si me agachaba a sacar la ropa de la secadora la inflamación y dolores que me daban eran como si me hubieran golpeado con un bate de baseball sobre ellas y así creo que no tendrias tiempo de leer la cantidad de padecimientos que he tenido pero poco a poco he podido superarlos con tratamientos naturales que he ido aprendiendo a diario rebuscando en Internet y para mi suerte y la muchos otros, encontré esta pagina de una señora que tiene Tiroiditis de Hashimoto y en un acto altruista se dedico a describir su curación y en resumen espero que esto te sirva de tanta ayuda como a mi pues leyéndola descubrí que las adrenales se dañan a raíz de una crisis de estrés intensa como en mi caso. Solo puedo decirte que yo estoy superando algo que jamas pensé que fuera posible, perdona si me he extendido demasiado en mi testimonio pero quería que tuvieras una idea de lo mal que me vi y me senti. http://hypotiroidismo.blogspot.com/2011/06/cansancio-de-los-adrenales.html léelo con calma y espero te ayude
La temperatura corporal también puede indicar el estado del metabolismo. Para ello, es necesario documentar su temperatura con la mayor exactitud posible y sin lagunas. Hay una mesa prefabricada para este propósito. La temperatura corporal debe medirse tres veces al día bajo la lengua. Los termómetros digitales son adecuados para este propósito. Tenga en cuenta que la temperatura debe medirse al menos 20 minutos después de comer o beber, así como el esfuerzo físico. Todo esto puede influir en la medición. Por lo tanto, debe llevarse a cabo en condiciones de silencio. Mediciones medibles son alrededor de tres horas después de despertar y luego cada tres horas. Es importante que mida la temperatura en absoluto. Valores inexactos (demasiado cerca después de comer, sólo una medición) son mejores que ninguna medición!

Lógicamente cuando padecemos este trastorno es necesario que acudamos a un médico para que nos prescriba un tratamiento adecuado para solucionarlo lo antes posible, aunque podemos seguir una alimentación adecuada para acabar con ella cuanto antes. La alimentación ideal se basará en una ingesta de hidratos de carbono provenientes de cereales integrales, es decir, hidratos complejos, además de buenas dosis de proteínas vegetales, así como ácidos grasos esenciales. Es decir, debemos seguir una dieta baja en azúcares e hidratos simples, pues lo que queremos es mejorar las reservas de energía de primera calidad.
La vitamina C también apoya la función de las glándulas suprarrenales y funciona mejor con bioflavonoides. Estos aumentan el período de eficiencia. El umbral de tolerancia individual es diferente. Algunas personas toleran sólo 500 mg por día, mientras que otros pueden tolerar fácilmente hasta 15-20 gramos. Una dosis demasiado alta se nota con la diarrea. Puede tratar de acercarse a su umbral de tolerancia personal. Normalmente se recomienda una cantidad de 1-3 g / día. La dosis debe ser repartida durante todo el día. También son útiles 100-200 mg de vitamina C soluble en grasa (palmitato de ascoil).
Hay momentos en que la gente se cansa y por lo general no puede explicar la causa. A veces es abrumadora situación de estrés que te deja fuerza y ​​vigor que siempre has querido. Algunos de los signos son por lo general una lucha que viene con el esfuerzo de tratar de despertar del sueño de la mañana. Si este es generalmente el caso, es posible que necesite tratamiento de la fatiga suprarrenal.
Se asocia de forma más común al estrés intenso y prolongado, y también puede manifestarse después de infecciones agudas o crónicas principalmente infecciones respiratorias como la gripe, bronquitis o neumonía. El síntoma más característico es una sensación de malestar general acompañado de sentimientos depresivos. A menudo, las personas que la padecen, deben recurrir al café, bebidas con cafeína u otros estimulantes para ponerse en marcha por las mañanas (una de las características de la fatiga adrenal es que los niveles de cortisol se encuentran muy bajos por la mañana y muy elevados por la noche, cuando lo normal es lo contrario). Esta reducción de la función adrenal afecta a todos los órganos y sistemas de nuestro cuerpo.
La caracetrística natural que se encuentra en todo es la practicidad, la eficiencia y la eficacia, y así debe funcionar nuestra inteligencia, como una herramienta práctica, con todas sus ideas y conceptos a nuestro servicio, y no en sometimiento ni justificación de obligaciones impulsivas ya que esto nos acostumbra al automatismo exójeno y a creer que nuestra identidad es la apariencia.

Dada mi experiencia vital. Este problema, como la mayoria no es mas que una intixicacion cronica y creciente contra la que yo llevo luchando ya mas de dos años con notables mejorias. Fuera caseina y gluten con sus correspondientes peptidos. Y a depurar el organismo a base de ayunos, purgas, hidroterapias de colon y frutoterapia. Los cambios aunque con rebotes, sobretodo al principio, son inimaginables.
La vitamina C también apoya la función de las glándulas suprarrenales y funciona mejor con bioflavonoides. Estos aumentan el período de eficiencia. El umbral de tolerancia individual es diferente. Algunas personas toleran sólo 500 mg por día, mientras que otros pueden tolerar fácilmente hasta 15-20 gramos. Una dosis demasiado alta se nota con la diarrea. Puede tratar de acercarse a su umbral de tolerancia personal. Normalmente se recomienda una cantidad de 1-3 g / día. La dosis debe ser repartida durante todo el día. También son útiles 100-200 mg de vitamina C soluble en grasa (palmitato de ascoil).
Disfruta de una gran cantidad de grasas buenas: Preparé una Guía Sobre las Grasas que te podrá ayudar. Haz hincapié en las fuentes de grasas saturadas saludables como la mantequilla (si toleras lácteos) y la manteca orgánica, el aceite de coco, la yema de huevo orgánico y carnes alimentadas a pasto. Las grasas monosaturadas de aguacate y aceite de oliva adulterado también se pueden. Evita todos los aceites vegetales, como el aceite de canola, aceite de girasol, aceite de cártamo, aceite de semilla de uva y aceite de cáñamo. No consumas productos “bajos en grasa”.
En Medicina Tradicional China (MTCh) se habla del riñón como uno de los órganos más importantes en el mantenimiento de la salud, en la calidad de esta, en la longevidad, en la energía sexual o reproductiva, etc. Ellos, los antiguos sabios chinos, distinguían y hablaban del riñón Yang y de un riñón Yin. También nos habla la sabiduría ancestral china de que en el riñón se encuentran dos importantes energías, una de ellas es la energía del cielo anterior, y la otra la energía del cielo posterior. Voy a explicar estos dos interesantes conceptos:

Hola Edurne. Espero que te sientas más recuperada y nos obsequies de nuevo con tus artículos, consejos y recetas. Quería preguntarte si crees que es posible que el síndrome disfórico premenstrual http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/007193.htm pudiese estar relacionado con la fatiga adrenal, o simplemente comparten síntomas. Gracias y cuídate.
×