La fatiga adrenal es un problema relacionado con el estrés que sucede cuando tus glándulas suprarrenales se encuentran por debajo de su funcionamiento óptimo. Aunque es posible que no hayas oído hablar de estas glándulas . De manera general, se encargan de diversas labores de vital importancia para nuestra salud, en especial la respuesta corporal al estrés. Y son las encargadas de liberar hormonas como el cortisol, DHEA y epinefrina, que se usan para regular el ritmo cardíaco y el sistema inmunológico, entre otras cosas.
El trabajo de las glándulas suprarrenales es producir hormonas. La hormona cortisol es una hormona producida por las glándulas suprarrenales para ayudar a combatir el estrés del cuerpo. La teoría afirma que la fatiga suprarrenal, glándulas suprarrenales son incapaces de producir suficientes hormonas cuando se encuentra en un alto estado de estrés. Esto conduce a diversos síntomas que causan diversos síntomas.

A ver, tengo una duda que no sé si alguien (o tú Edurne) me podrá contestar. Ya comenté esta mañana esta entrada y, he decidido que quiero averiguar si tengo problemas de tiroides o fatiga adrenal. Llevo AÑOS (y tengo 28) sintiéndome tal cual describes en la entrada. Estoy inmersa en el estilo de vida paleo desde hace un año ya y nada cambia, ni más energía ni nada. Sigo con mi ansiedad extrema, depresión,cansancio constante e imposibilidad de conciliar el sueño, tensión baja, mareos, falta de ganas para todo, cogiendo enfermedades e infecciones varias (raro teniendo una salud de hierro según las típicas analíticas). Y claro, a mi me da vergüenza hablar esto en casa porque el cansancio, el estrés y la ansiedad no son una ”enfermedad”, no sé si me explico…vamos, que no harían ni puñetero caso. Además como soy deportista y practico deporte de alta intensidad se ve más raro aún, pero cuando estoy practicando el deporte voy arrastrando, me cuesta la vida (aunque fisicamente parezca fuerte…”debería” estar mucho más fuerte).
La fatiga suprarrenal es un grupo de signos y síntomas relacionados (un síndrome) que resulta cuando las glándulas suprarrenales funcionan por debajo del nivel necesario. Más comúnmente asociado con el estrés intenso o prolongado, también puede surgir durante o después de infecciones agudas o crónicas, especialmente infecciones respiratorias como la influenza, la bronquitis o la neumonía.
Tal cual lo que me pasa a mi algunas temporadas… es increíble pero cuando le dije al médico que me mirara el cortisol me dijo que eso solo se mira en la menopausia… me lo hice por privado y, aunque no llega a los límites (poco le falta) lo tengo bajo. En mi caso también tengo hipotiroidismo autoinmune de hashimoto (seguramente derivado de una depre, derivada de estrés y ansiedad), así que tengo todas las papeletas para tener las suprarrenales tocadas.
La medicina convencional, por su parte, todavía no sabe que es muy difícil hacer un diagnóstico de fatiga adrenal fiable con un análisis de orina o de sangre (lo ideal es uno de saliva o el llamado análisis D.U.T.CH.). Y sigue, además, tratando los síntomas como el cansancio “crónico”, los cambios de ánimo o los dolores con analgésicos y estimulantes. Es decir, sin ir a las causas, pan para hoy y hambre para mañana.
El objetivo de este libro es que otros profesionales de la salud puedan comprender esta enfermedad en su complejidad y multifactorialidad y por tanto aprendan a enfocarla de un modo más real y práctico, útil para el paciente que acude a ellos en busca de una solución. No obstante, hemos hecho un importante esfuerzo por no dejar fuera a los enfermos. Por eso en este libro hemos intentado sintetizar la información de una manera bastante didáctica para que puedan comprender en líneas generales los complejos mecanismos de la enfermedad, y que al tiempo cumpla el objetivo formativo dirigido a terapeutas.

Mira, yo venia arrastrando problemas de cansancio, migrañas frecuentes a veces incapacitantes, problemas digestivos, etc… Con el estilo de vida paleo-antiinflamatorio mejore mucho, pero no terminaba de estar bien. Buscaba y buscaba información acerca de mis problemas, intentaba etiquetarme a mi misma: soy migrañosa, soy celiaca, soy intolerante a esto y esto y esto otro, etc… Hasta que me tope con un señor que sabe bien de lo que habla: Arturo Goicoechea. Es neurólogo y explica muy didácticamente, en lenguaje accesible, que muchas veces es nuestro propio cerebro el que nos la juega a la hora de padecer dolor y trastornos.
Digamos que en los casos extremos de “fatiga adrenal” todas las funciones autonómicas del cuerpo se caen por falta de hormonas, el equilibro sodio-potasio desaparece porque se pierde sal por cualquier parte del cuerpo que uno pueda imaginar, se cae la presión arterial, la temperatura corporal se desarregla… por poner un ejemplo una ducha y es como si hubieses subido al Himalaya cinco veces seguidas.

En este libro se aborda de forma fundamental el agotamiento de las suprarrenales como una de las causas principales que da origen al SFC, sin embargo, hemos procurado exponer lo más fundamental de otras causas, sobretodo con el fin de darle al lector una nueva y más completa visión de cómo tratar esta enfermedad. Esperamos haber conseguido este propósito.
Mira, yo venia arrastrando problemas de cansancio, migrañas frecuentes a veces incapacitantes, problemas digestivos, etc… Con el estilo de vida paleo-antiinflamatorio mejore mucho, pero no terminaba de estar bien. Buscaba y buscaba información acerca de mis problemas, intentaba etiquetarme a mi misma: soy migrañosa, soy celiaca, soy intolerante a esto y esto y esto otro, etc… Hasta que me tope con un señor que sabe bien de lo que habla: Arturo Goicoechea. Es neurólogo y explica muy didácticamente, en lenguaje accesible, que muchas veces es nuestro propio cerebro el que nos la juega a la hora de padecer dolor y trastornos.
Insuficiencia secundaria. Los problemas con las glándulas pituitarias causan la insuficiencia suprarrenal secundaria. Normalmente, la glándula pituitaria produce la hormona adrenocorticotrópica, que envía la señal a las glándulas suprarrenales de producir cortisol. Pero con la insuficiencia suprarrenal secundaria, la glándula pituitaria no envía la hormona adrenocorticotrópica a las glándulas suprarrenales y no se produce cortisol. 
Sin embargo, mientras algunos profesionales siguen debatiendo la existencia del síndrome de la fatiga adrenal, éste ya dispone de una denominación fija y los síntomas han sido delimitados con claridad. Por fortuna, existen algunas maneras de aliviarlos. A continuación, le presentamos seis indicadores de que sus glándulas suprarrenales, que están ubicadas encima de los riñones, necesitan asistencia…

En mi caso yo no paraba, tenía una energía a prueba de bombas, el estrés era una palabra que no existía en mi vocabulario (básicamente porque el mental y el emocional lo digerían muy bien pero eso no quiere decir que el cuerpo y todos los órganos no estuviesen viviendo a mil a la hora haciendo más de lo que podían), me preocupaba por todos, adquiría demasiadas responsabilidades, me ponía el mundo por montera y… me olvidé de mí… así que aunque esto ha sido de lo más duro que te puedes imaginar porque llevo tres años sin trabajar, he pasado de coger 10 aviones a la semana por trabajo (y no trabajaba en la aviación) a no poder moverme de la cama ni poder ducharme ni mantenerme de pie más de dos minutos y necesitar niñera para todo (tengo 43 años), decidí que esto era una experiencia más que me ha ayudado mucho a conocerme mejor y bueno no soy la misma soy mejor 😉
Ayer después de 1 hora de de ejercicio fuerte tuve un episodio de hipoglicemia, después de eso he pasado comiendo mas cosas con azucar para estabilizarme, sin embargo he quedado muy suceptible al stress, la minima preocupación me causa sensación de nerviosismo y desorientación, y sólo logro controlarlo tranquilizandome, tomando algo dulce, o una gaseosa de cola. Crees q la causa pueda ser las glándulas suprarenales q no están generando suficientes hormonas para sostener el cuerpo en episodios de stress, (convertir el glicógeno del hígado en energía, y falta de cortisol para evitar q se baje abrubtamente la glucosa en la sangre)?

Una de las primeras cosas con las que noté mejoría fue con dosis altas de vitamina C, antes que el cortisol lo que se cae es la vitamina C, esto hace que lo que ates eran intolerancias alimenticias se convirtiesen en alergia galopantes y el cansancio en extremo. Tomando dosis de vitamina C en mi caso de 3 gramos al día empecé a ver la luz al final del camino a la vez que estaba tomando cortisona (la cortisona sola me mantenía en vida pero no había mejoría grande mientras que cortisona y vitamina C se notó mucho).


Si se forma una progesterona insuficiente, esto conduce a un desequilibrio entre la progesterona y el estrógeno. Sin embargo, si hay muy poca progesterona para eliminar el efecto estrógeno, esto conduce a una serie de efectos secundarios desagradables. Esta condición también se conoce como dominancia del estrógeno. No es coincidencia que los síntomas como el síndrome premenstrual, los fibromas y las molestias premenopáusicas se acumulen cuando las mujeres tienen entre 30 y 40 años.
– Contaminantes. La gran cantidad de contaminantes a los que estamos expuestos diariamente puede ocasionar que el cuerpo se ponga en modo de supervivencia. Esto pasa cuando el hígado se agota ya que está constantemente tratando de desintoxicarse, afectando el sueño y consecuentemente afectando la función de las glándulas suprarrenales. Con el estilo de vida paleo aprendí a disminuir en la medida posible la exposición de contaminantes, hablo mucho al respecto en varios días del Desafío Paleo.
En este libro se aborda de forma fundamental el agotamiento de las suprarrenales como una de las causas principales que da origen al SFC, sin embargo, hemos procurado exponer lo más fundamental de otras causas, sobretodo con el fin de darle al lector una nueva y más completa visión de cómo tratar esta enfermedad. Esperamos haber conseguido este propósito.
Una de las cosas principales a tener en cuenta cuando se interpretan los resultados del laboratorio de la aldosterona son los síntomas del paciente. Se puede sospechar un problema con la aldosterona si una persona siente necesidad de tomar alimentos salados, orina con frecuencia, se siente mareada cuando permanece de pie o se levanta, y si al dividir los resultados normales del laboratorio entre tres, los niveles de aldosterona se encuentran en los dos tercios inferiores de los valores normales (aplicar igualmente con el nivel de cortisol).
Desafortunadamente, mientras que muchos profesionales de la salud han comenzado a analizar la función suprarrenal, muchos desconocen aún los protocolos para resolver su disfunción. El Dr. Kalish trabaja apasionadamente publicando el mensaje de que tales protocolos sí existen y son profundamente efectivos - capaces de restaurar la salud de la mayoría de las personas en tan sólo 6 a 12 meses.
En un mundo en el que se tiende a trabajar de más, a ir contra reloj, a dejarse llevar por el estrés, y a no descansar lo suficiente, la incidencia del cansancio suprarrenal es incluso mayor que la enfermedad de Addison y se está convirtiendo en una epidemia de proporciones masivas. A pesar de ser una de las condiciones menos diagnosticadas, es de las que más abundan.
Para hacer un té de regaliz anti estrés, hierve una cucharadita de raíz de regaliz seca por taza de agua. Deja hervir durante 45 minutos, luego cuela y bebe una taza dos a tres veces al día. Lo mejor es interrumpir el uso después de aproximadamente dos semanas, ya que el regaliz es una medicina natural muy poderosa y es importante tratarla con respeto.
Obtén un diagnóstico de disfunción suprarrenal. Si presentas los síntomas de la fatiga suprarrenal y te preocupa que padezcas el síndrome, debes pedirle a un profesional médico que te haga una prueba. También podrías hacerte pruebas para ver si padeces otras enfermedades, como la enfermedad de Addison, ya que los síntomas de la disfunción suprarrenal podrían ser los mismos que los de estas.

Debe evitar hacer una prueba ACTH normal. Se trata de una prueba de provocación en la que la ACTH sintética se inyecta por vía intravenosa y en cada caso después de 30 y 60 min. Se toma sangre para medir la respuesta de la glándula suprarrenal. Si el valor de cortisol aumenta por un cierto valor, se considera que una insuficiencia suprarrenal está excluida. Sin embargo, la dosis normal (250 μg) de ACTH puede saquear las últimas reservas de la suprarrenal con el resultado de que es mucho peor después! Por lo tanto, se recomienda utilizar esta prueba, en todo caso, sólo con soluciones muy diluidas con 1 μg de ACTH.

Ignacio. No entiendo eso de que una suprarrenal está el doble que la otra…Pienso que deberías hacerte exámenes completos de tiroides y hormonas esteroideas (progesterona, cortisol, DHEA, estrógenos…). Eso te diría de dónde vienen los problemas. No fuerces el deporte hasta que suba la energía. Duerme muy bien, hidrátate…ya sabes, haz la vida más sana que puedas hasta que encuentres las causas (esto siempre ayuda). En este blog tienes bastantes ideas… Ánimo!

Hola Edurne, acabo de leer este blog casi por casualidad, ya que no he encontrado ningun blog que hablase en español de fatiga suprarrenal salvo este. Como te encuentras? Yo llevo un año con fatiga suprarrenal la causa ha sido un sobreentrenamiento deportivo y bueno a partir de mayo o asi que empece con los suplementos para las suprarrenales estoy bastante mejor pero sigo bastante limitado por la fatiga, me gustaria compartir experiencias si te parece te lo agradeceria mucho, mi correo es victorfiex@hotmail.com dicen que para casos graves puede tardarse hasta dos años en recuperarse y yo llevo 6 y bueno estoy mejor aunque a veces me desespero jejej, pero a ver si con paciencia salimos de esto. muchas gracias


Si se sospecha que tiene una debilidad suprarrenal, puede revisar este cuestionario para ver qué tan grave es el desequilibrio hormonal. Problemas comunes son el mal sueño, el sueño incómodo, las fuertes dificultades de inicio de la mañana, los problemas para despertarse, el agotamiento frecuente (extremo), la piel seca, la dificultad para concentrarse y la baja temperatura corporal.
Cualquier persona puede sufrir fatiga adrenal en algún momento de su vida. Una enfermedad o un accidente que suponga una situación traumática o límite tanto en el aspecto físico como emocional, puede agotar la reserva de cortisol de nuestras glándulas suprarrenales y llevarnos a una situación de fatiga suprarrenal. Los tratamientos con corticoesteroides, también pueden desencadenar este proceso.
Muchas gracias por tu comentario. Si bien estoy muy de acuerdo contigo y es muy cierto que el estrés o más bien su mala gestión está en la base de muchos problemas de salud, incluida la fatiga adrenal, también existen otras causas para las disfunciones en los ejes de comunicación. Pero está claro que no se pueden negar los efectos del estrés en nuestra salud. Precisamente por esta razón decidí crear el Reto Stress Less.
×